¿Por qué los productos de mujeres son más caros?

Bien, hagamos una dinámica, la próxima vez que des una vuelta en el supermercado haz una pequeña comparación de precios, entre los productos para mujeres y hombres, ¿Por qué los de ellas son más caros? Y da igual la sección a la que te vayas: belleza, alimentos, medicamentos, entre otros. 

Inclusive si prestas atención en las etiquetas, muchas veces es el mismo producto pero al convertirse en versión femenina, aumenta el precio, simplemente con un toque de rosa y un diseño distinto el marketing hace de las suyas. De hecho, a este “fenómeno” se le conoce como la temible tasa rosa, donde las afectadas son las mujeres, así lo confirma un  estudio publicado en la revista Forbes. 


Sin embargo, no se trata de un tema reciente, al menos en los últimos 4 años ha sido tema de discusión y lucha por la igualdad de precios. Según, el portal El País, se tenía la intención de reducir hasta un 4% de IVA, en compresas, copas menstruales y tampones. Inclusive estaba en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) en el 2019, pero no tuvo éxito. 

¿Cómo beneficiaría a las mujeres?   

Dicho proyecto inició en España, si se aprueba una caja de tampones que costaba 2.75 euros, costaría 2.60. Sin embargo, si esta iniciativa se pusiera en marcha en México, en donde el IVA es del 16%, comprarías un paquete de toallas femeninas por el que habitualmente pagas 30 pesos, por 26.4 pesos.


Lo mismo con los tampones de 42 pesos sólo pagarías 36 y en el caso de una copa menstrual de 130 pesos, te la llevarías por 114 pesos, ¿Suena bien no? 


Cabe señalar que en promedio una mujer utiliza estos productos básicos al menos 1800 días de su vida. 

“Prueba de ello, son los productos sanitarios de uso exclusivo de mujeres, como toallas femeninas, tampones, pastillas para controlar los cólicos, entre otros. El ciclo menstrual tiene una duración clásica de 28 días, este es parte de la vida de una mujer aproximadamente entre 35 a 40 años”, explicó la diputada Malú Berver. 


El impuesto rosa es real y marca una enorme brecha entre hombres y mujeres, pues no sólo ellas pagan más, también ganan menos, así lo confirmó el Instituto Nacional de las Mujeres en México. 


Aún así siguen argumentando que las toallas, tampones o copas, no son productos de primera necesidad, curiosamente pasa lo mismo en otros productos: 


“Es importante que la LIX Legislatura de la Paridad de Género, haga uso de las atribuciones para exhortar a las autoridades competentes y respaldar iniciativas que busquen la equidad de género”, concluyó la Diputada Malú Berver Corona.