Menores de edad ya no podrán comprar refrescos ni comida chatarra

A pesar de que la pandemia de COVID-19 sigue manteniendo en pausa muchas de las actividades cotidianas, las instituciones gubernamentales no dejan de trabajar, y en el estado de Oaxaca se acaba de aprobar una polémica iniciativa.


Este 3 de agosto con 34 votos a favor, se acaba de aprobar una iniciativa que prohíbe la venta directa de alimentos azucarados y altos en calorías a los menores de 18 años, dejando en manos de los padres la decisión de cuánto pueden consumir sus hijos estos productos.


La idea fue propuesta desde 2019 por la diputada de Morena Magaly López, quien aseguró que la principal preocupación es la epidemia de obesidad infantil que está ocurriendo en México, y que la restricción en la venta de estos productos es para evitar que los menores lleguen a su adultez enfermos.


Aunque la medida fue aplaudida por organizaciones como la UNICEF, por cuidar el bienestar y la salud de los niños, empresarios y dueños de las tiendas de abarrotes se han manifestado en la Cámara de Diputados de Oaxaca, argumentando que la medida bajará gravemente las ventas de producto, afectando aún más a las familias golpeadas por la pandemia.


De acuerdo a datos de la UNICEF, México es uno de los países con mayor índice de obesidad infantil en el mundo, ya que uno de cada 20 niños menores de 5 años tiene algún problema de sobrepeso, y pasados de los 5 años es uno de cada 3. Esto es principalmente por el consumo excesivo de bebidas azucaradas y alimentos grasosos, además de falta de ejercicio.


Aunque puede parecer una medida extrema, probablemente es lo único que pueda hacerse para disminuir los índices de obesidad infantil, ya que estará en el poder de los padres el decidir cuánta comida de este tipo les darán a sus hijos. 


¿Qué opinas de esta iniciativa? ¿Crees que realmente beneficiará a los niños?