Cuidado: Esto le pasa a tu cerebro si duermes poco

Al igual que el ejercicio y la alimentación balanceada, una buena rutina de sueño es indispensable a la hora de mantenernos en perfecto estado de salud, y muchas veces pasamos esto por alto.


De acuerdo a un estudio hecho en el Brigham and Women’s Hospital en Boston, donde investigaron los hábitos de sueño de hombres entre 60 y 70 años, notaron que quienes no dormían las 8 horas, o que dormían en tiempos irregulares, tenían el doble de riesgo de padecer problemas del corazón.


Y es que la falta de sueño tiene consecuencias que a la larga pueden ser graves, como las siguientes:

8.- Falta de concentración


El cerebro necesita dormir para oxigenarse, producir ciertas proteínas y prepararse para el día siguiente, pero el dormir menos de 6 horas al día puede hacer que las neuronas mueran por falta de oxigenación, haciendo que no rindamos durante el día, y volviéndonos más propensos a padecer Alzheimer o demencia en el futuro.

7.- Irritabilidad


Muchos que hemos padecido de insomnio sabemos que el no dormir pone de malas a cualquiera, pero esto tiene una explicación. La falta de sueño provoca que la amígdala, una glándula encargada de regular nuestras emociones, se active de más, haciendo que estallemos en ira de forma excesiva.

Además esta se conecta con un área de la corteza cerebral que nos ayuda a regular las emociones y la falta de sueño rompe esta conexión, por lo que la irritabilidad por falta de sueño es común.

6.- Sobrepeso


La falta de sueño influye negativamente a la hora de bajar de peso, ya que de acuerdo a un estudio de la Universidad de Wisconsin-Madison demostró que dormir menos de 5 horas diarias hace que el estómago produzca más leptina, una hormona que nos ayuda a sentir saciedad cuando comemos.

Esto provoca que nos dé más hambre, sobre todo a altas horas de la noche, aumentando nuestro índice de masa corporal hasta en un 3.6% y trayendo otras enfermedades.

5.- Diabetes


Junto con el sobrepeso pueden venir otras enfermedades serias como la diabetes tipo 2, provocada por una mala alimentación y sedentarismo.

De acuerdo con investigaciones hechas en la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, cualquier persona que duerma menos de 6 horas al día corre el doble de riesgo de sufrir diabetes, no importa si hace ejercicio o si come sanamente, y tampoco su edad.

4.- Enfermedades renales


Una falta de sueño altera todos los procesos del organismo, y uno que hasta la fecha se pasa mucho por alto es el peligro que esto representa para los riñones.

Aunque apenas se están haciendo estudios, como los de Nurses’ Health Study, que revelan que la falta de sueño en pacientes con falla renal empeora la enfermedad. Se sigue investigando al respecto.

3.- Ansiedad y depresión


El insomnio o la falta de hábitos regulares de sueño no solo afecta físicamente, también causa estragos en nuestra mente. De acuerdo con un estudio de la Universidad de Binghamton, aquellas personas que duermen pocas horas son incapaces de desvincularse de las emociones negativas, generando depresión, estrés y ansiedad.

Algunas personas incluso pueden sufrir de desorientación, paranoia y alucinaciones, síntomas muy parecidos a los de pacientes con esquizofrenia.

2.- Hipertensión


La falta de horas de sueño puede provocar estragos en nuestra presión arterial, elevando la presión sistólica hasta 132 cuando lo normal es que se encuentre a máximo 120, provocando afecciones cardiovasculares serias o incluso riesgo de embolia.

1.- Problemas cardiovasculares


Una de las afecciones más comunes por la falta de sueño es la del sistema cardiovascular, haciéndonos más propensos a sufrir ataques cardíacos, presión arterial elevada, como se mencionó en el punto anterior, y daños graves por derrame cerebral. 

- Algunas cosas que puedes hacer para mejorar tu calidad de sueño son:

- Dormir a la misma hora todos los días para crear un hábito.

- Apagar luces, televisores y dispositivos electrónicos una hora antes de ir a dormir.

- No usar el celular en la cama

- Ducharse con agua caliente o escuchar música un par de horas antes de dormir para relajarse

- Ejercitarse regularmente, pero no muy tarde porque esto nos despejará.


Recuerda acudir al médico si nada de lo que has tratado funciona.