Cuidado: 5 enfermedades que tu piel puede revelar

 

El aspecto de tu piel es más que un problema estético, refleja tu estado de salud en general e incluso puede ser la alerta de enfermedades graves. Recuerda que la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, así que cuando sufrimos deficiencias de nutrientes, este presenta cambios y hay que aprender a identificar las señales de que algo anda mal. 

Esto significa que la aparición de granitos, sequedad, arrugas prematuras o alguna otra afección en el rostro, no siempre tiene que ser por los contaminantes o la rutina de belleza, tal vez tu organismo esté experimentando un desorden, a continuación te mostramos a detalle:


5.- Sequedad 


Es claro que con el paso de los años la producción de colágeno y elastina no es la misma, pero sí de manera repentina tu piel se ha vuelto seca y pálida, es posible que no estés bebiendo la cantidad de agua necesaria, así como nutrientes. Cuando aumentan los niveles de azúcar el organismo pierde grandes cantidades de líquido y se experimenta la deshidratación en la piel, de ahí que también puede estar relacionado con la diabetes. 

4.- Comezón 


A menos que hayas usado algún producto o exfoliante en el rostro que te pudo haber provocado comezón o enrojecimiento, podrías dejar pasar este síntoma. Sin embargo, está relacionado con problemas en los riñones, insuficiencia hepática o podría ser otro síntoma de diabetes. Por otra parte, en el caso de las personas que son alérgicas: rinitis, asma o conjuntivitis, simplemente es un aviso de que algo te está haciendo mal. 

3.- Vello excesivo en el rostro 


Por lo regular las mujeres sí producen andrógenos, que son las hormonas masculinas, pero en cantidades muy bajas, así que cuando el vello en el rostro es excesivo, sobre todo, en el área de la mandíbula y la barbilla es posible que se trate de un desequilibrio hormonal. Si además del vello presentas ciclos irregulares podría ser síntoma del síndrome ovárico poliquístico, en la mayoría de los casos se trata de una cuestión hereditaria. 

2.- Palidez 


Cuando la piel se ve pálida es posible que se trate de falta de hierro, que  está relacionada con la anemia y la sequedad con problemas de metabolismo, pues las hormonas tiroideas se encargan de generar nuevas células en la piel, por ello cuando algo está fallando se empieza a sentir escamosa y adquiere otro tono.  Mientras que una piel amarillenta es señal de que hay un exceso de bilirrubina, es decir, posible hepatitis o problemas en el hígado. 

1.- Piel con tonalidad azulada 


Sin duda, uno de los síntomas poco comunes pero de los más preocupante, pues cuando la piel se pone azulada, que en medicina se le conoce como cianosis, es una señal de que el organismo no se está oxigenando de forma adecuada, de ahí que es posible que se presenten problemas cardíacos o pulmonares, así como dificultad para respirar. En este caso la visita con el médico debe ser inmediata. 

¿Conocías todo esto sobre tu piel? Recuerda que si notas algún síntoma preocupante sobre tu aspecto, debes acudir de inmediato con un experto.