Cómo saber si puedes llegar a tener cáncer de próstata

El cáncer de próstata es de los más comunes entre los hombres y ocurre cuando hay un crecimiento anormal en las células de dicha glándula. Aunque generalmente, el índice de mortalidad por este tipo de cáncer no es muy alto si se detecta temprano, existen algunos casos en que esta enfermedad puede volverse sumamente agresiva y extenderse rápidamente por el cuerpo de la víctima. 


Es más común desarrollar cáncer de próstata dependiendo de ciertos factores como la edad, la raza (para las personas afrodescendientes hay más riesgo), la alimentación alta en grasas y proteína animal o incluso los antecedentes familiares.


Aunque en su etapa inicial puede no presentar síntomas, en un estado avanzado puede haber ciertas complicaciones como las siguientes: 

5.- Dolor de espalda


Un dolor profundo y palpitante en los huesos de la espalda, la cadera o las costillas puede ser síntoma de un cáncer de próstata bastante agresivo, ya que el tumor puede haber crecido tanto que presiona los nervios de la columna vertebral, o hizo metástasis y se trasladó a otras partes del cuerpo como los huesos.

4.- Entumecimiento de las piernas


Cuando el tumor crece demasiado, puede comprimir los nervios de la médula espinal, causando entumecimiento en la parte baja del cuerpo, como los muslos y los pies, seguido del dolor explicado en el punto anterior.

3.- Disfunción eréctil


Cerca de la próstata se encuentran varias terminaciones nerviosas que ayudan a mantener el miembro erecto. Estos nervios pueden dañarse por el tumor o por los tratamientos contra el cáncer, provocando disfunción y falta de libido.

2.- Sangre en la orina o el semen


El paso del semen y la orina se da por diferentes conductos que llegan a la uretra, y la sangre puede ser causada por el rompimiento de vasos sanguíneos debido a la presión del tumor. Acude inmediatamente al médico si esto ocurre.

1.- Cambios en la orina


Posiblemente sea el síntoma más común y por el que puedas darte cuenta más pronto si hay algo mal. Muchas veces la orina sale en muy poca cantidad o con menos fuerza, ya que el tumor hace que la uretra quede bloqueada, evitando que la orina salga.


Esto mismo puede hacer que vayas más veces al baño, ya que la vejiga no se vacía completamente o también está comprimida, haciendo que se llene más rápido; el orinar puede causar ardor y dolor también.

Llevar un estilo de vida saludable con una dieta balanceada y ejercicio diario puede ayudarte a reducir los riesgos del cáncer. No olvides hacerte un chequeo de la próstata por lo menos una vez al año con un profesional a partir de los 40 años. Puede salvarte la vida.