A sus casi 100 años, termina la universidad...

Hay sueños que se guardan, que se quedan ahí, en los pensamientos de tu infancia porque la vida sigue y de repente se te atraviesan los hijos, la pareja, el trabajo y poco a poco te olvidas de ti, de lo que un día hizo latir tu corazón con sólo imaginarlo. Así le sucedió a Giuseppe Paterno, un hombre que se graduó a los 96 años y quiere estudiar maestría. 

Tuvo una vida dura, llena de carencias, de tener que andar con los zapatos rotos y dormirse con hambre, tuvo que aprender lo que era la pobreza y además le tocó vivir la guerra, sus sueños quedaron sepultados, al menos eso parecía; pero en plena pandemia decidió darle un giro a sus días, convirtiéndose en el estudiante más antiguo de Italia, decidió inscribirse a la licenciatura en historia y filosofía en la Universidad de Palermo en el año 2017. 
Al principio usaba máquina de escribir pero poco a poco se mudó a la computadora, para estar a la par de sus compañeros, quienes eran 70 años menores que él. Aún así Giuseppe Paterno, se graduó con honores, recibió la tradicional corona de laurel que los estudiantes italianos ganan y, entre aplausos todos lo reconocieron. 
Dos días antes del gran momento, muy temprano decidió afeitarse la barba y preparar su atuendo, sin dejar pasar un sólo detalle, quería lucir impecable y lo logró. Fue el pasado 27 de julio que por fin obtuvo su título universitario. Giuseppe, declaró: 

"Soy una persona normal, como muchas otras"
"En términos de edad, he superado a todos los demás, pero no lo hice por esto".

Desde pequeño tenía un gusto por los libros y las letras, pero las puertas se le cerraron, él declaró a Reuters

"Dije 'eso es todo, ahora o nunca', así que en 2017 decidí inscribirme"

"Comprendí que era un poco tarde para obtener un título de tres años, pero me dije 'veamos si puedo hacerlo'".
Y vaya que pudo, pues su valor e intachables calificaciones llamaron la atención del canciller universitario Fabrizio Micari, quien lo reconoció frente a todos. Cabe destacar, que Giuseppe concluyó la secundaria cuando tenía 31 años, pues, de niño sólo recibió educación básica, luego sirvió en la Segunda Guerra y hasta entonces pudo terminarla. 
"El conocimiento es como una maleta que llevo conmigo, es un tesoro", dijo.
A la antigua, el gran estudiante prefirió los libros antes que las búsquedas en Google y su profesora, Francesca Rizzuto, declaró: 
"Eres un ejemplo para los estudiantes más jóvenes"

"Mi proyecto para el futuro es dedicarme a escribir; quiero volver a visitar todos los textos que no tuve la oportunidad de explorar más. Este es mi objetivo", concluyó.