5 alimentos que no debes darle a tus hijos antes de los 2 años

No cabe duda que una de las preocupaciones más comunes de los padres es alimentar de forma correcta a sus hijos, pero a veces los dañamos dándoles ciertos alimentos y no nos damos cuenta. Sabemos que los bebés no deben ingerir comidas como pescado o nueces para evitar que desarrollen alergias o alguna otra afección, pero, ¿Sabes qué no deben comer los niños en general? 

La ingesta de algunos alimentos no sólo incrementan el azúcar en la sangre, provocan insomnio, estrés, obesidad, desnutrición y hasta diabetes. Cada vez son más las afecciones de menores y muchas tienen que ver con la manera en que comen. Estos son los alimentos que ni los bebés ni los niños tienen que consumir, ¡Cuida su salud! 

5.-  Embutidos 


Los embutidos no deberían ser una opción para los pequeños, no sólo porque tienen grandes cantidades de sal, también porque contienen niveles elevados de grasa y prácticamente nada de proteínas. Estos alimentos resultan una bomba para el organismo, que impide que el proceso de digestión se cumpla de forma adecuada por los nitritos, mismos que alteran el estado de la hemoglobina y provocan anemia, lo que podría ser fatal en algunos casos. 

4.- Azúcares 


Los bebés no necesitan azúcar y los niños requieren lo mínimo. Las bebidas azucaradas, las golosinas y las harinas, son la principal amenaza de los niños, pero hay que tener cuidado con las frutas, leche, cereales y algunas legumbres, que en exceso tienen grandes cantidades de azúcar. El darles sin medida este tipo de alimentos es una de las razones por qué las cifras de obesidad infantil se han disparado, lo que es peligroso porque a su vez está relacionado con padecer hipertensión o diabetes. Lo ideal es que el azúcar venga de frutas o verduras, porque a fin de cuentas se requiere para generar energía. 

3.- Salmón y atún


Pese a que el pescado es considerado uno de los alimentos más beneficiosos para la salud, según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AECOSAN), los llamados “pescados azules” no son recomendados para los niños, al menos no antes de los 10 años. Ya que especies como el atún o el salmón contienen mercurio, uno de los metales más peligrosos y pesados, sobre todo, para el organismo de un menor. 

2.- Sal 


La ingesta diaria de sodio en grandes cantidades en los niños es un riesgo latente, según la Organización Mundial de la Salud, las personas ingieren demasiada sal, dos veces más de la cantidad recomendada. En este caso los pequeños podrían presentar enfermedades cardiovasculares a muy corta edad, además la retención de líquidos podría causar sobrepeso. De ahí que se recomienda aumentar la cantidad de frutas y verduras en su estado natural. 

1.- Cafeína 


La costumbre de bebidas con cafeínas, viene desde antaño y no porque los abuelos lo hacían significa que esté aprobado, los órganos de los bebés y los niños no están preparados para digerir refrescos, café y té sin sufrir un daño; estas bebidas principalmente afectan la salud del corazón y  está comprobado que pueden causar alergias. Además, el niño no requiere grandes cantidades para sufrir los terribles efectos como: nerviosismo, dolor de cabeza, malestar estomacal, dificultad para dormir y tensión arterial. 

¿Sabías todo esto? Recuerda que antes de presentarle nuevos alimentos a tu pequeño, puedes consultarlo con tu pediatra de cabecera; no arriesgues la salud de tu hijo.