Remedios que toda mamá debe saber...

El hipo es una acumulación del aire en el diafragma que provoca contracciones y ese molesto ruido. Aunque en los bebés parezca algo preocupante, es muy común, ya que su sistema digestivo y respiratorio aún no está maduro y puede pasar con más frecuencia que en los adultos.

De hecho los bebés pueden tener hipo dentro del vientre materno, por lo que debes asustarte, no los molesta y generalmente un episodio puede durar de 10 a 15 minutos.


Aun así, hay algunas cosas que puedes hacer para que ese pequeño ataque de hipo se detenga más rápido. Presta atención.

7.- Alimenta al bebé cuando está tranquilo


Muchas veces el hipo ocurre cuando el bebé está inquieto e inhala demasiado aire, o cuando tiene mucha hambre y empieza a comer demasiado rápido después de llorar.
Lo mejor que puedes hacer es alimentarlo cuando esté tranquilo y siguiendo sus horarios. Si le da hipo mientras come, espera a que se calme y vuelve a alimentarlo después. 

6.- Dale de comer


Si tiene hipo, puedes darle de comer un poco, ya que mientras lo hace controlará su propia respiración para beber su alimento, o también puedes darle leche con una cucharita para que la tome en sorbos pequeños. Esto podrá ayudar a que el hipo desaparezca.

5.- Cámbialo de postura


Si tiene hipo cuando le estás dando de comer o comió demasiado, puedes intentar cambiarlo de posición para que relaje su diafragma o eructe y el hipo desaparezca.

Generalmente si lo mueves a una posición vertical el hipo se irá en menos de lo que piensas.

4.- Dale un poco de agua


Puedes intentar darle sorbitos de agua con una cucharita para ayudarle a aliviar ese molesto problema, o puedes darle el agua con un biberón. Esto le ayuda a controlar su respiración y acabar con el hipo. Recuerda consultar con su pediatra a qué edad puedes darle agua.

3.- Dale un chupón


Si el bebé ya comió y el agua no ha funcionado, prueba con darle un chupón. Con este imita el movimiento de comer y podría ayudarle a controlar la respiración para deshacerse del hipo.

2.- Masajea su espalda


Para masajearlo, recuesta al bebé sobre uno de tus hombros y soba su espalda con movimientos muy suaves. Esto ayudará a relajar su estómago y diafragma, ayudándolo a sacar gases atorados y eliminando el hipo.

1.- Ayúdale a eructar


Esto debe de hacerse después de cada alimento, ya que el gas no solo puede provocarle hipo, también cólicos en su pancita, que pueden ser dolorosos y muy molestos. Coloca al bebé en tu hombro o en tus piernas y dale unas palmaditas suaves en la espalda. Esto le ayudará a eliminar gases y con ello el hipo.

Cosas que NO hay que hacer para quitar el hipo


No hagas movimientos bruscos con el bebé después que haya comido, ya que esto solo provocará hipo o vómitos. Jamás le cubras la nariz, le jales la lengua o trates de asustarlo, ya que solo lo harás llorar.

Tampoco le des agua con limón ni bebidas con gas, que solo le lastimaran el estómago.

Si el hipo dura más de 3 horas consecutivas, es mejor acudir al pediatra para ver qué sucede.