Presidente de Brasil da positivo a Covid

“En mi caso particular, por mi historial de atleta, en caso de contaminarme por el virus, no tendría de qué preocuparme, no sentiría nada o como mucho una gripecita, un pequeño resfriado” Estas fueron las palabras de Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, ante la amenaza del COVID-19 en el mes de marzo. Pero el 7 de julio del 2020, sus declaraciones han cambiado drásticamente, pues anunció a través de un comunicado en televisión pública, que se había realizado la prueba de COVID-19 y esta resultó positiva. 


“Todos sabían que llegaría a una parte considerable de la población tarde o temprano. Fue positivo para mí” dijo Bolsonaro en cadena nacional. 

Primeros síntomas y detección
 
Tal como se declara en la nota de BBC el presidente de Brasil expresó que el cuadro de síntomas se presentó desde el día domingo 5 de julio, cuando empezó a sentir malestares generales, seguidos de una fiebre de 38 grados y aunque el lunes 6 de julio su temperatura disminuyó a los 37 grados, los dolores musculares no pararon, por el contrario, aumentaron considerablemente.  


“El domingo no me sentía muy bien. El lunes empeoró cuando comencé a sentirme cansado y algo de dolor muscular. También tuve fiebre de 38 grados centígrados. Dados esos síntomas el médico presidencial dijo que había sospechas de COVID-19. Fui al Hospital de las Fuerzas Armadas y obtuve algunos escáneres y mis pulmones volvieron limpios” Declaró en la conferencia. 

Tras realizar la prueba en un hospital de Brasilia y dar positivo, personal médico administró dos fuertes dosis de medicamentos (hidroxicloroquina y azitromicina) con lo cual el mandatario admitió sentirse mejor. 

¿Qué le espera al presidente? 


El panorama de Jair Bolsonaro es claro, pues como señala Elmer Huerta, colaborador del portal CNN y experto en Salud Pública, el mandatario brasileño podría enfrentar tres posibles escenarios: El primero es que forme parte del grupo de asintomáticos u oligosintomáticos (que solo presente algunos síntomas, tal como ya ocurrió), el segundo es que presente síntomas más alarmantes que lo lleven al hospital y el tercero que forme parte del 5% de pacientes que sufran complicaciones; tan solo el tiempo y la evolución del estado de salud de Bolsonaro responderán esta interrogante. 

Por su parte, existe un factor importante a considerar, y es que a sus 65 años, el presidente forma parte de la población en riesgo, aunque por el momento, continuará cumpliendo sus funciones como líder de Brasil; en caso de presentar  alguna complicación que lo imposibilite, entraría en función el vicepresidente Hamilton Mourão.

Celebró el 4 de julio con embajador de EU

Los medios han seguido muy de cerca a Bolsonaro, quien se ha declarado abiertamente en contra de las medidas de confinamiento durante la pandemia. En repetidas ocasiones ha ignorado los protocolos de sana distancia e incluso se ha presentado en público sin usar cubrebocas; pero su más reciente polémica surgió a raíz de un Tweet que compartió el 4 de julio, día de la Independencia de Estados Unidos. 


El fin de semana de dicha celebración, el mandatario visitó a Todd Chapman,  embajador de Estados Unidos en Brasilia, y junto a otros importantes políticos como Ernesto Araujo, ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, celebraron el 4 de julio. 
En la fotografía que compartió este último, se aprecia a varios hombres, entre ellos Bolsonaro; ninguno de ellos usa cubrebocas. 


Tras dar positivo a COVID-19 el presidente, todos los ministros y empleados del gobierno que han estado cerca de él, así como sus familiares, se someterán también a la prueba del virus. Pero a pesar de la situación, Bolsonaro continúa restando gravedad al problema, pues de acuerdo al portal BBC “El lunes minimzó una ley que requeríría a los ciudadanos usar máscaras en público”.

Brasil ante la pandemia 


El mapa de COVID-19 de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins indica que Brasil tiene ya 1 millón 623 mil 284 casos confirmados, el número de fallecimientos asciende a los 65 mil 487 y sin duda es impresionante, pues coloca al país como el segundo más afectado por la pandemia a nivel mundial. 

Por su parte, Marcos Espinal, director del departamento de enfermedades transmisibles de la Organización Panamericana de la Salud dijo que el contagio de Jair Bolsonaro de COVID-19 debería ser un fuerte y claro mensaje para el pueblo brasileño, pues nadie está libre de padecer esta enfermedad. 

Desafortunadamente, este virus está lejos de ser tan solo “una gripecita” o “un pequeño resfriado”.