Mira cómo sobrevivir a los ataques de animales salvajes

¿Qué harías si un enorme oso está a punto de atacarte? Lo sé, suena como una loca pesadilla, o un escenario que jamás te tocará experimentar, pero cuando se trata de técnicas de supervivencia, nunca está de más informarse.
 
Para reunir información confiable, realizamos una investigación sobre cómo prevenir y salir victoriosos de ataques de animales salvajes; así que lo que verás a continuación ha sido tomado de diversos portales como The New York Times, Muy Interesante, Esquire el portal Experto Animal, el cual es supervisado por profesionales en cuidado veterinario. 

9.- León


Este truco es para quienes disfrutan los peligrosos safaris: Para empezar, si ves que hay cachorros cerca, aléjate, ya que las madres son muy protectoras y te considerarán una amenaza. Si un león quiere atacarte no corras, ya que darle la espalda te hará ver como presa y su instinto será perseguirte, en lugar de eso ponte de frente, y levanta tus brazos, de preferencia con una chaqueta encima, para parecer más grande. Haz mucho ruido e incluso lánzale cosas, eso podría hacer que se alejara.

Mientras tanto, trata de alejarte lentamente sin darle la espalda al animal, y grita fuertemente para que no se acerque. Si todo esto no funciona y se abalanza sobre ti, quédate de pie y cuando el felino salte, trata de golpear su cara, sobre todo el área de los ojos, y en cuanto puedas busca ayuda. Estas técnicas funcionan también contra otros felinos como los pumas de montaña.

8.- Hipopótamo


Aunque parecen animales tranquilos, los hipopótamos tienen un pésimo genio y te atacarán a la menor provocación, de hecho ellos junto con los elefantes, son los animales que más fallecimientos provocan en África, incluso más que los leones. 

Ni siquiera intentes correr, ya que a pesar de su enorme cuerpo y de que pesan casi dos toneladas, pueden alcanzar los 50 kilómetros por hora. Lo único que puede ayudarte a escapar es encontrar una roca o colina empinada, o un árbol donde puedas treparte y esperar a que se aleje, ya que su mandíbula es tan poderosa que podría partirte en dos si te atrapa.

7.- Tiburón


Si el animal está muy cerca de ti, vas a tener que luchar contra él, ya que si le das la espalda y sales nadando te verá como una presa. Cuando se acerque, pégale en la parte baja de la nariz, los ojos o las branquias, esto te dará tiempo de escapar o hará que el animal se aleje.

Si atrapó alguna parte de tu cuerpo entre sus dientes, rasguña sus ojos o pon tus dedos entre las branquias para que te suelte, pero debes escapar rápido, porque la sangre los atrae, así que será más difícil librarte de él. 

6.- Elefante


Muchas veces los elefantes hacen una embestida falsa, quiere decir que gruñen y se balancean para ver si eres una amenaza, en este caso lo mejor es quedarte quieto aunque sea difícil, ya que si no te mueves notará que eres de fiar.

Por el contrario, si el animal tiene las orejas hacia atrás como un gato enojado o la espalda torcida, intentará embestirte, de preferencia no corras, pero si no te queda opción, hazlo en zigzag, ya que por su tamaño es difícil que cambie de dirección. Intenta hacer ruido ya sea gritando o con cosas que traigas a la mano, y si puedes escúdate detrás de una roca, árbol o vehículo, pero ojo, pues la fuerza de su ataque es capaz de voltear un auto.

También meterte entre las raíces de los árboles o brincar a una zanja profunda para que no te alcance y esperar que no te pise, o trepa un árbol, ya que estos enormes animales no pueden escalar. Igualmente puedes intentar usar un señuelo, como un sombrero, objeto o chamarra, para que el animal persiga cuando lo arrojes. 

5.- Oso


Para alejarlos, debes de hacer ruido con objetos metálicos, como ollas y sartenes, ya que esto les molesta; procura tener siempre fuego prendido en el campamento, además de guardar bien los alimentos, que es por lo que la mayoría se acercan.

Si por desgracia te topas con uno, no corras, ya que estos enormes animales alcanzan velocidades de hasta 50 kilómetros por hora. De ser posible hazte el muerto colocándote en posición fetal, cubriendo tu cabeza y cuello con las manos. Quédate así por un rato, hasta estar seguro de que el animal se alejó de ti. OJO, esto no funciona con los osos polares, que atacarán simplemente porque son superdepredadores.

Si no te queda más opción que enfrentarlo, nunca lo mires directo a los ojos, ya que lo tomará como un desafío; colócate de pie y levanta los brazos para parecer más grande. Aléjate con cuidado, sin perderlo de vista, y si está muy cerca, patéalo en el pecho o da un buen golpe en el hocico, que son sus puntos débiles.

4.- Abejas


Si ves un enjambre o un panal cerca de ti, no lo toques ni te acerques, mejor llama a las autoridades para que ellos lo remuevan.

Si estás cerca de los animales, evita movimientos bruscos, pero una vez que te han atacado, cubre la nariz y boca con un trapo para que las abejas no ingresen a tu cuerpo, después busca refugio lo más pronto posible. En caso de llevar niños o mascotas, cúbrelos con tu cuerpo, ya que el veneno los afecta más. Una vez a salvo, retira los aguijones de tu cuerpo y de quien estuviese contigo; de ser posible lava el área con agua y jabón, probablemente necesites un antihistamínico para desinflamar. Pero si eres alérgico a las picaduras, es mejor llamar a emergencias para ver a un doctor.

3.- Toro


Los toros son de los animales de ganado más agresivos e impredecibles, ya que pueden estar en calma un momento y atacarte el siguiente, incluso por la espalda. Si te topas con un toro pon atención a su lenguaje corporal, pues si se restriega contra el suelo o gruñe, lo más probable es que te persiga. Y es un animal rápido.

Lo mejor que puedes hacer es moverte despacio, ya que los toros reaccionan al movimiento, así que si puedes, utiliza un señuelo y tíralo para que lo persiga en lo que tratas de escapar. Si te toca enfrentarte a él, asegúrate de tener un palo a la mano y pégale un buen golpe en el hocico y la nariz, eso podría confundirlo, y si no te queda de otra, dale un puñetazo. Haz mucho ruido cuando hagas esto y trata de trepar una valla o árbol lo más rápido que puedas para salir de su alcance.

2.- Cocodrilo / Caimán


Cuando estés en un lugar donde pueda haber cocodrilos, asegúrate de mantener tu distancia y evita nadar entre la puesta del sol y el amanecer, que es cuando están más activos. Pueden correr en tierra, pero solo alcanzan los 17 kilómetros por hora y recorren distancias cortas, por lo que si eres rápido, podrás escapar sin problemas, solo asegúrate de hacer mucho ruido en lo que corres, para que ni siquiera intente acercarse.

Ahora, en el agua eres mucho más vulnerable, y lo mejor que puedes hacer es moverte lentamente y en silencio, tratando de no hacer ningún chapoteo, ya que de esta forma el animal te verá como una presa y atacará. Si por desgracia te atrapa, ni intentes forzar las mandíbulas, ya que son las más poderosas entre los depredadores y no te soltará por más esfuerzo que hagas; en vez de eso pégale en los ojos y la garganta. Cuando logres zafarte, busca ayuda médica inmediatamente, ya que las mordeduras de cocodrilo o caimán pueden causar infecciones severas.

1.- Serpientes


Si por casualidad te encuentras con una serpiente, trata de alejarte despacio y sin darle la espalda, así podrás escapar sin molestarla, por lo tanto no te atacará. Si te llega a seguir, golpea el suelo con tu pie, ya que las serpientes se guían por vibraciones en el suelo y el golpe podría confundirla o alejarla. 

Si es venenosa, no trates de succionar el veneno con la boca; lo mejor que se puede hacer es colocar la extremidad a un nivel más bajo que el corazón para que no fluya el veneno, hacer un torniquete, lavar la herida y acudir a emergencias.

Realmente esperamos que nunca tengas que enfrentar alguna situación como las anteriores, pero por lo menos, ya estarás preparado.