Mete tu cara en hielo en las mañanas y ve lo pasa

¿Un rostro bonito sin maquillaje? Lo sé, suena a fantasía, pero el uso del hielo en la piel ha sido utilizado por millones de mujeres, pues, no sólo tonifica y tensa el cutis, también da un toque de frescura al rostro en cuestión de minutos ¿Quieres saber lo que pasa si metes tu cara en hielo por las mañanas? 

Todos los días nos exponemos a factores que dañan la piel, ya sea la contaminación, los rayos del sol o incluso el propio maquillaje; pero si a eso le agregamos que no llevamos una rutina adecuada para limpiar y regenerar piel, o no acostumbramos utilizar protector solar, entonces es posible que las líneas de expresión aparezcan antes de tiempo, provocando el envejecimiento prematuro del rostro. 

Si quieres empezar a cuidar tu piel de forma adecuada, pon atención a este artículo, pues te mencionaremos los beneficios que traerá el hielo a tu piel y además, te explicaremos detalladamente una rutina para el cuidado de tu rostro ¡Te encantarán los resultados! 

5.- ¡Adiós bolsas en los ojos! 

Son muchos los expertos en belleza los que le apuestan a los beneficios del hielo en la piel, pues, reduce la hinchazón en los ojos, el exceso de grasa y, por ende, el molesto acné. Según, la clínica Mayo, aplicar compresas frías en el área durante algunos minutos ayuda a reducir los ojos cansados. Pero si quieres mejores resultados pon atención.


Lo único que necesitas es sumergir tu rostro por las mañanas en agua con hielo para disfrutar de estos beneficios. Primero coloca una cantidad considerable de pequeños cubos de hielo en un recipiente del tamaño de tu rostro. Posteriormente, sumerge tu cara por periodos de 30 segundos y continúa con este proceso hasta que tu cara haya estado en contacto con el agua durante 2 minutos. Finalmente sécate muy bien con una toalla limpia y notarás que tu piel se verá renovada. 

¡OJO! Por ningún motivo hagas esto más de 3 minutos, pues podrías terminar con una quemadura de hielo. 


4.- Limpieza profunda 

Luego de aplicar el hielo en tu rostro lo indispensable es lavarte la cara, pues, hay que eliminar las células muertas y la suciedad que se acumula durante la noche. Lo recomendable es hacerlo por lo menos dos veces al día, por la mañana y antes de ir a dormir. 


Uno de los errores más comunes es lavar el rostro con el jabón de uso habitual, pues,  este puede ser muy agresivo, lo ideal es que compres un limpiador para tu tipo de piel, ya sea mixta, grasa, seca o normal. De lo contrario puede afectar tu pH y provocar la aparición de impurezas y líneas de expresión. 

3.- Elimina impurezas 

Sin duda, otro consejo de belleza que no puede faltar en tu lista es la exfoliación, ya que, elimina las células muertas, tonifica y, sobre todo, favorece la oxigenación, lo que nos permite prevenir las arrugas. Cabe destacar que aunque laves bien tu rostro, hay impurezas que no se van, por ello es importante este paso. 


Lo mejor de todo es que no necesitas productos costosos, basta con ir a la alacena y agregar una cucharada de miel con una de azúcar en un recipiente. Luego aplica en el rostro limpio dando masajes circulares, deja actuar durante 5 minutos y finalmente enjuaga. 
 

2.- Hidrata por dentro y fuera 

La verdad es que cuando pensamos en la piel del rostro, lo último que se nos viene a la mente es beber agua, pero según el sitio de Mejor con Salud, es una regla básica para mantener el proceso de oxigenación, por lo tanto la elasticidad mejora. Lo ideal es beber al menos 6 vasos de agua al día para tener una piel de porcelana pero también hay que llevar una dieta balanceada. 


Mientras que la forma de hidratar por fuera es con el uso de un tónico facial, el cual puedes conseguir en cualquier tienda de belleza o bien, usando un remedio natural de manzanilla. 

Para preparar el tuyo en casa, necesitas añadir un sobrecito de té de manzanilla en una taza de agua hirviendo; posteriormente deja el té reposar 10 minutos y luego mételo al refrigerador. Una vez frío, puedes rociarlo en tu rostro y tu piel estará libre de inflamación y rojeces. 


1.- Ejercicios faciales 

Pese a que no hay un estudio que compruebe la efectividad de los ejercicios faciales, la revista médica Aesthetic Surgery Journal (Revista de Cirugía Estética), señaló que se han hecho algunas pruebas con resultados positivos, pero aún faltan más estudios para determinar su eficacia. Por lo pronto, no está de más que lo intentes: 


Puedes empezar levantando tus cejas, marcando tu sonrisa de forma exagerada o el cuello; tal y como se aprecia en la imagen. Así mismo pronunciar la X, O, A, U, con la boca bastante abierta, se pueden volver parte de tu día a día. 

Con esta rutina notarás una gran mejoría en la elasticidad, textura y coloración de tu piel. Recuerda ser constante, usar crema hidratante para tu tipo de cutis y sobre todo utilizar bloqueador solar todos los días, incluso durante el invierno, para evitar que los rayos UV dañen tu piel.