La primer modelo oaxaqueña en posar para Vogue

Karen Vega, creció viendo las flores del campo en Oaxaca, despertaba con el canto de los gallos, y al entrar a casa percibía el aroma de un rico guisado hecho por su madre; era apenas una niña cuando se enamoró del modelaje, no sabía de qué se trataba pero su curiosidad voló cuando la esposa de su abuelo se convirtió en la costurera de una firma local de moda. Los bordados y coloridos vestidos se robaban su atención. 

Tenía 14 años y era la modelo oficial de la esposa de su abuelo, en un pequeño cuarto sus sueños no tenían fin, y sin imaginarlo años después se volvería parte de la historia del empoderamiento femenino. A sus 18 años está marcando un antes y después en la historia de la moda, en la forma de ver la belleza y en la inclusión que cada vez grita más fuerte. 


Saltó a la fama...

Pronto, su deseo por saberlo todo se volvió más intenso, comenzó a investigar, hasta que cuatro años después dio su salto a la fama gracias al director creativo y diseñador oaxaqueño, Pompi García y Enrique Leyva, fotógrafo. Ellos decidieron realizar una producción llamada Realismo mágico, en honor a la piel morena y Karen fue la modelo elegida para dar vida a este sueño. 

Aquella niña que se imaginaba caminando en las pasarelas lo está logrando, su hermosa piel de bronce representa la identidad de un pueblo y el amor por sus raíces, que ya no va a parar, que está cansado de tanta discriminación y hoy grita con orgullo que se merecen el triunfo, como tú, como yo, como todos. 


Karen Vega, confesó que tenía nervios, tanta producción le aterró, no se la creía, pero todo el equipo la apoyó y la dejaron más hermosa que nunca. Fue la primera vez que la trataron como una verdadera modelo, con maquillista, fotógrafo y diseñador. Su talento es natural, esta chica nació para conquistar la cámara. 


De ahí surgió la idea de crear una agencia de modelos llamada Talento Espina, la cual quiere demostrarle al mundo que Oaxaca está lleno de mujeres bellas. Sin embargo, no imaginaron que la revista Vogue, llamaría para pedir la participación de Karen Vega en su desfile, convirtiéndose en la primera modelo oaxaqueña en aparecer en su portada. 


No fue fácil, sus padres sintieron desconfianza, la joven de 18 años nunca antes había salido de Oaxaca, pero logró convencerlos y, temeraria viajó a Ciudad de México para cumplir su sueño. 


Hoy esta mujer inspira a millones, y ha demostrado que no teme a las críticas, pues descubrió que el modelaje es su pasión, que está dispuesta a alzar la voz y que se acepta tal y como es. 


Karen Vega es un nombre que ya es historia, la prueba de que sí se puede y ahora está rompiendo con los estándares del modelaje, ella quiere demostrar que no importa la talla, ni la altura y mucho menos el color de piel. Quiere que las historias de las mujeres suenen y no desistirá hasta lograrlo ¡Felicidades! Eres un orgullo para todo México.