La historia del pescador mexicano que humilló al gringo...

La vida se va en un abrir y cerrar de ojos ¿Estás invirtiendo tu tiempo y esfuerzo en lo indicado? Hay infelicidad que se esconde detrás de un coche lujoso, la casa de tus sueños y un trabajo que te da lo que necesitas, al menos lo que tú crees que necesitas. Hay trabajos que te llenan de ansiedad y frustración, que cumplen con el modelo pero no con lo que te hace sonreír. 

Crecemos con la idea de que cuando tengas eso con lo que sueñas vas a ser feliz y te olvidas del presente, se te van los días, los momentos al lado de los que amas porque te aferras a esos planes a largo plazo que te darán la felicidad, cuando en realidad lo único que necesitas es detenerte y valorar el aquí y el ahora ¿Qué importa más? Tal vez luego de leer la siguiente historia cambie tu forma de pensar…

El pescador y el hombre de negocios


Un día, un exitoso empresario estadounidense se encontraba de vacaciones en un hermoso pueblito mexicano junto a la playa. Al salir a tomar los rayos del sol vio a un pescador,  lucía bastante contento y remaba con fuerza, parecía que tenía prisa por llegar a casa; aquel hombre trabajador acomodaba con orgullo los grandes pescados que había capturado.

El reconocido empresario quedó impactado, así que curioso y a paso lento le preguntó:

"¿Cuánto tiempo le toma para atrapar tantos peces?"

El pescador respondió: "Oh, sólo la mitad del día ."

"Entonces ¿Por qué no te quedas más tiempo en el mar y pescas más ?" El empresario se sorprendió.


"Esto es suficiente para alimentar a toda mi familia", dijo el pescador.

El empresario asombrado dijo: "Entonces, ¿Qué haces el resto del día?"


El pescador respondió: "Mi día es muy tranquilo, despierto muy temprano para preparar el bote y salir a pescar, como a estas horas tengo lo suficiente para comer, así que me apuro para llegar a casa, pues siempre tienen un juego distinto para divertirnos. Luego me gusta platicar con mi esposa, tomamos una pequeña siesta y por la noche salgo al pueblo con mis amigos, tomamos algunas copas, cantamos, tocamos la guitarra y bailamos toda la noche".


Para el empresario graduado de Harvard eso era simplemente inconcebible, no podía entender tanto conformismo, en un hombre que tenía el potencial para tenerlo todo, así que le dijo: 


"Escucha amigo, soy un experto en el manejo de empresas, si tú quieres podría guiarte para convertirte en millonario, sólo tienes que hacer estos cambios en tu día. En primer lugar, tienes que aumentar tu jornada en el mar y atrapar el doble de pescados, tomarás los que necesites para tu familia y resto lo venderás, porque necesitas ahorrar para comprar un bote más grande. Una vez que tengas el bote, aumentarás unas cuantas horas más pescando, a fin de cuentas tendrás más espacio para los que captures. Eso te dará tanto dinero que podrás comprar más barcos ¿Entiendes? Tu propia empresa, una planta de producción y distribución de alimentos en conserva. Créeme para ese entonces seguro ya habrás salido de este pueblo y tendrás la oficina más lujosa que hayas visto ".



El pescador respondió: "¿Y después de eso?"

El empresario con risa irónica agregó: "Después de eso, tendrás vida de rey, una enorme casa, con vista al mar si así lo quieres, una enorme piscina, el coche de tus sueños, tus hijos en las mejores escuelas, vas a poder invertir en las bolsas de valores, tendrás la vida de un millonario." 

El pescador confundido vuelve a preguntar:  "¿Y después de eso?"


El empresario seguro y como si estuviera vendiendo el mejor de sus productos dice: 
"Después de eso, usted podrá ser libre, luego de 20 años de trabajo, podrá irse a vivir en una mansión en la aldea de sus pescadores, se levantará temprano, irá por algunos peces frescos y volverá a media tarde para divertirse con sus nietos, tomará una siesta con su esposa y al caer la noche podrá por una copa con sus amigos y divertirse." 

Entonces el pescador riendo le dice: "¿Pero no es eso lo que estoy haciendo ahora?"

La vida es justo lo que sucede mientras estás leyendo estas líneas, vive y agradece lo que tienes, cuando dejas de esperar disfrutas lo que tienes…