Iglesia Católica celebra la primera “automisa”

Desde su inicio, la pandemia del COVID-19 ha infectado a más de 15 millones de personas en todo el mundo, siendo México hasta la fecha de hoy el séptimo lugar en el mundo, con 387 mil 285 casos confirmados.


Con una cuarentena iniciada desde el mes de marzo y que no parece que vaya a acabar nunca, cientos de negocios no indispensables tuvieron que cerrar para obedecer la contingencia sanitaria, afectando la economía de empresas, pequeños negocios, comercio ambulante y demás.


Otra de las actividades que se vio afectada por la pandemia fueron las misas religiosas, ya que el distanciamiento social no permite que tanta gente se junte en un espacio cerrado, dejando a miles de feligreses sin sus servicios dominicales. También afectó las parroquias, diócesis y asilos que manejan estas instituciones, quienes se quedaron sin dinero para pagar luz, agua, empleados y la comida para sus centros de caridad.


Y es que estas instituciones sobreviven de las donaciones de los creyentes que van a escuchar la misa cada semana, quedándose en un predicamento y teniendo que idear nuevas maneras de que los feligreses regresen, porque algunas parroquias están en quiebra, por lo que se vieron obligados a solicitar préstamos a empresas y bancos para subsistir.


Pero en la ciudad de Cuernavaca, Morelos, tuvieron una idea: Viendo que los autocinemas están de regreso, decidieron hacer una “automisa”, que fue oficiada el 19 de julio por el obispo Ramón Castro, en un terreno prestado por creyentes de la ciudad.


A todos los asistentes se les tomó la temperatura, se les ofreció gel para las manos y sus autos fueron sanitizados. Muchos están felices por la iniciativa, porque se les ha hecho duro no poder asistir a las ceremonias, sobre todo ahora que viven con el miedo y la posible pérdida de un ser querido.


En México hay aproximadamente 111 millones de católicos, siendo el segundo país del mundo con la mayor cantidad de fieles, por lo que para estas personas las misas que se transmitían en televisión no eran suficientes y aplauden este tipo de inventiva.