Cuidado, si te sangran las encías debes saber esto

¿Alguna vez has notado restos de sangre después del cepillado dental? Cuidado, pues podrías tener gingivitis; esta es una enfermedad leve de las encías causada por una mala higiene bucal, que provoca enrojecimiento e hinchazón en la zona; esto también da un aspecto poco saludable a las encías. 


Si no se trata a tiempo, puede evolucionar a periodontitis, que es una enfermedad más severa capaz de causar la caída de los dientes permanentes. Estos son los síntomas de la gingivitis, para que prestes atención.

7.- Mal aliento


La gingivitis se forma por la acumulación de placa bacteriana en la línea entre los dientes y las encías. Como esta se forma de bacterias dañinas, provoca que nuestro aliento huela mal, ya que estas descomponen los restos de comida de la boca, provocando gases de olor desagradable.

6.- Úlceras en la boca


También llamadas aftas, son una llaga que se forma en diversas áreas de la boca, como las encías, bajo la lengua, en la piel interior de las mejillas e incluso en los labios. Se ven como una especie de agujero color blanco y pueden ser bastante dolorosas. Estas se forman porque las bacterias se alimentan de la piel de nuestra boca. 

Como la gingivitis aparece por una mala higiene, generalmente viene acompañada de úlceras, aunque también pueden aparecer por morderse la mejilla, alguna reacción alérgica o alimentos duros e irritantes.

5.- Encías sensibles


Cuando las encías se llenan de placa bacteriana que no se limpia adecuadamente, esta se endurece convirtiéndose en sarro, que protege a los microbios dentro de las mismas, haciendo que duelan cada vez que las tocamos.

4.- Encías inflamadas


Cuando las encías se ven más prominentes que los dientes, como si tuvieran bolsitas infladas de aire o agua dentro, quiere decir que están inflamadas. El sarro endurecido provoca que las bacterias se alberguen dentro, inflamándolas a veces tanto que pueden bloquear los dientes completamente.
Puede ser también una reacción alérgica, pero si viene acompañada de los síntomas mostrados en los puntos anteriores, seguramente es gingivitis.

3.- Encías rojas o color violeta


El color normal de nuestras encías es rosa pálido, al igual que el de la lengua y el interior de las mejillas, por eso si tus encías se ven de color rojo intenso, o inclusive un poco violetas, lo más probable en que tengas gingivitis, ya que la hinchazón y la sensibilidad hacen que cambien de color.

2.- Encías retraídas


Esto es un problema serio, ya que si tus encías se encuentran muy dañadas, empiezan a hacerse más pequeñas, dejando expuesta la raíz de tus dientes y haciéndolos más débiles, provocando su caída.

También puede ocurrir por un cepillado de dientes brusco, por rechinar los dientes y por consumir tabaco. Si las encías empiezan a hacerse más pequeñas, el daño será irreversible, pues jamás volverán a su tamaño original.

1.- Encías que sangran


Cuando la gingivitis ya se encuentra más avanzada, la acumulación de sarro crea tantas bacterias que las encías sangran cada que cepillamos los dientes, o incluso solo con presionarlas con el dedo. Esto quiere decir que la placa ya está empezando a afectar el hueso y no solo la encía, pudiendo convertirse en la terrible enfermedad conocida como periodontitis. 

Recuerda que una higiene bucal adecuada incluye cepillar los dientes por lo menos dos veces al día suavemente, utilizar hilo dental y enjuague bucal. También procura visitar a tu dentista una o dos veces al año para que te ayude a deshacerte del sarro de los dientes y evitar esta enfermedad.