Consejos para que no se infecten tus perforaciones

Ya desde tiempos antiguos, los humanos decoraban sus cuerpos con joyería y tatuajes, dándoles un significado especial o simplemente como una forma de embellecimiento.


Después de mucho pensarlo, te has decidido. Quieres hacerte una perforación y aunque están más de moda que nunca, siguen siendo una herida en el cuerpo y requieren de cuidados especiales si no quieres acabar con una fea infección.

Cuando la hagas, pon especial atención a estos puntos.

8.- Asegúrate de no tener alergia al metal


Mucha joyería está hecha de un metal llamado níquel, que en personas sensibles puede causar sarpullido, irritación y enrojecimiento. Si eres alérgico, evita usarlo y aunque sea más caro, cámbialo por oro, titanio o acero quirúrgico para tu perforación.

Jamás uses joyería de plata para una perforación nueva, ya que no deja cicatrizar la herida correctamente, dejándote vulnerable a una infección.

7.- Acude con un profesional


Jamás intentes hacerte una perforación tú solo, o que la haga un conocido no capacitado. Ve a una tienda especializada con personal capacitado para atenderte.

Asegúrate que usen material quirúrgico totalmente esterilizado, y que sigan las medidas de higiene adecuadas, como lavarse las manos y el uso de guantes de látex para manipular las herramientas.

6.- No uses la máquina perforadora


Muchas veces en las joyerías o supermercados usan una pistola mecánica para colocar la pieza más rápido y sin dolor. El problema es que son difíciles de desinfectar, dejan la perforación en ángulos extraños y quienes las usan no están calificados para perforar.

Generalmente los profesionales usan agujas de punta hueca, diseñadas especialmente para perforaciones, que sanan rápidamente y son más fáciles de colocar.
 
5.- Sigue las indicaciones del profesional


Después del procedimiento, el profesional que te atendió te dará indicaciones sobre cómo lavar y desinfectar tu perforación recién hecha. Depende de la zona donde la hayas hecho, puede tardar semanas o incluso meses en cicatrizar por completo, por lo que seguir indicaciones puede salvarte de una infección y tener que retirar la pieza antes de tiempo.

4.- Limpia tu perforación diario


Antes que nada, deberás lavar tus manos muy bien con agua y jabón, ya que las bacterias pueden infectar tu herida. Con un hisopo o algodón húmedo, reblandece la costra alrededor para retirarla. 

Lava el área muy bien la herida y la joya con jabón neutro, con cuidado de no lastimarte, y enjuaga con agua tibia. Después utiliza una mezcla de agua caliente con sal para limpiar un par de minutos la zona, y enjuaga nuevamente con agua tibia o fría. Seca muy bien con una gasa esterilizada o con otro hisopo.

No limpies con alcohol o agua oxigenada porque esto solo irritará la herida.

Si tienes un piercing oral, utiliza enjuague bucal sin alcohol y cepilla muy bien tus dientes después de cada comida.

3.- No juegues con la pieza


Por más que te sientas tentado a tocarla, no deberías hacerlo a menos que la estés limpiando. La suciedad de tus manos podría infectarla y el estarla moviendo puede hacer que tarde más en sanar.

Igualmente, trata de que la ropa no la toque cuando te estés vistiendo, para que no se irrite demasiado.

2.- Evita la ropa ajustada


Si tu perforación la hiciste en el ombligo, evita usar ropa muy ajustada o con licra, porque pueden irritarte la piel o, en casos más graves, desgarrar y arrancar tu pieza. Esto necesitaría suturas, así que mejor se cuidadoso.

1.- Evita los cuerpos de agua


Si tienes una perforación nueva, evita sumergirte en piscinas, tinas de spa, ríos o lagos, ya que las bacterias que habitan en estos lugares podrían causar una severa infección, por lo que debes alejarte hasta que la herida cicatrice por completo.

Si sigues las instrucciones al pie de la letra, terminarás con una pieza hermosa de la que podrás sentirte orgulloso para lucir. Recuerda que si tienes cualquier problema puedes consultar a quien te hizo la perforación, o a un médico para que te asesore.