Cómo aliviar el dolor de muela de forma natural

El dolor de dientes es una de las cosas más molestas que pueden pasarnos, ya que puede venir acompañado de hinchazón y sensibilidad. Este malestar casi siempre se produce por caries que ya penetraron hasta el nervio del diente, pero también puede ser por gingivitis, un diente quebrado, el apretar demasiado la mandíbula o la aparición de las muelas del juicio.


En lo que esperas a ver a tu dentista para eliminar de raíz el problema, estos remedios pueden ayudarte un poco.

7.- Té negro


El té negro contiene acido tánico, que brinda un efecto analgésico al área afectada, además de actuar como un eficaz antiinflamatorio. Tan solo pon a hervir agua y deja la bolsita como si fueras a hacerte una infusión. Espera que el agua esté a temperatura ambiente y coloca el sobrecito húmedo en la parte que te duela, como una compresa.

Puedes hacerlo varias veces al día y sentirás alivio rápido.
 
6.- Aceite de clavo


Desde hace mucho tiempo ha sido usado como un remedio natural por sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. Contiene eugenol, un analgésico que ayudará a aliviar el dolor rápidamente. Tan solo coloca un poco de aceite en el área afectada con tu dedo o una bolita de algodón para ver resultados.

5.- Whiskey, brandy, ron o vodka


A pesar de ser bebidas alcohólicas, en pequeñas cantidades actúan como antisépticos y adormecen el área adolorida, brindando alivio temporal. Tan solo necesitas aplicar unas cuantas gotas en donde te duela para sentir sus efectos. No es recomendable su uso para mujeres embarazadas ni menores de edad.

4.- Extracto de vainilla


El extracto de vainilla tiene un poco de alcohol en su composición, suficiente para adormecer un diente adolorido. Tan solo hay que aplicar con un algodón en la zona afectada para sentir alivio. Si tienes la vaina -es decir- la plantita de vainilla natural, retira la pulpa de en medio y aplícala en las encías. A diferencia de otros remedios, este sabe delicioso.

3.- Ajo


Este condimento se ha usado desde la antigüedad por sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. Puedes usarlo de tres formas: exprime un diente y usa el jugo en el área adolorida, tritura el diente de ajo, pon sal y aplícalo en la parte afectada, o simplemente mastícalo.

Tal vez no sepa muy bien, pero te aliviará enseguida. El masticarlo es un extra si tienes gripa, ya que su sabor intenso destapará tus fosas nasales.

2.- Compresas frías


Si tienes el rostro inflamado por el dolor, las compresas frías son una buena solución para reducir la hinchazón. Tan solo envuelve un poco de hielo en una tela y coloca en la parte hinchada por unos 15 a 20 minutos. Sentirás bastante alivio.

Recuerda no usar el hielo directo en el rostro porque puede quemar la piel, y morderlo solo hará que el diente te duela más.

1.- Agua con sal


La sal es uno de los mejores antisépticos naturales, capaz de deshacerse de las bacterias que causan infecciones y, en el caso de los dientes, darle una limpieza profunda a nuestra boca.

Mezcla un par de cucharadas de sal en una taza de agua templada y haz gárgaras con ella. Probablemente arda un poco, sobre todo si tienes aftas, pero es ideal para desinflamar las encías con gingivitis y quitar restos de comida de entre los dientes.

Recuerda que todos estos remedios son alivios temporales, y si sientes dolor de dientes debes acudir al dentista de inmediato para que te revise, ya que este síntoma puede estar relacionado con otras enfermedades.

Mantén una higiene adecuada con un cepillado correcto, hilo dental y enjuague bucal.