Así es el avión presidencial

Una de las promesas de campaña de Andrés Manuel López Obrador, actual presidente de México, fue deshacerse del impresionante y lujoso avión presidencial, el modelo Boeing 787-8 que fue adquirido en la administración de Felipe Calderón, representaba una época donde los políticos, o “la mafia del poder” se preocupaban más por satisfacer su ambición, que por ayudar a los ciudadanos. 


Bajo el lema de un gobierno de austeridad, AMLO consiguió la victoria en el año 2018, pero a pesar de los esfuerzos por vender el costoso avión utilizado por Enrique Peña Nieto, se han presentado una serie de problemas y hasta la fecha, nadie ha querido comprar la aeronave. 


¿Por qué es tan difícil venderlo? 

De acuerdo con un artículo de BBC este avión, a pesar de ser un ejemplar a todo lujo, fue parte de una serie de pruebas por parte de la compañía que los fabrica, así que vale menos que cualquier aeronave de su tipo. Felipe Calderón compró el avión en 218 millones de dólares en el 2012 y para enero del 2016, este se había devaluado a un precio entre 158 y 174 millones de dólares. 


Debido al desgaste del fuselaje, motor y otra serie de componentes internos, así como los lujos personalizados del avión presidencial, es muy dificil encontrar comprador, ya que, según datos de BBC si alguna aerolinea quisiera readaptarlo para convertirlo en una nave de pasajeros, tendría que invertir 15 millones de dólares, y esperar alrededor de 18 meses para su remodelación. Un costo elevadísimo, y más aún con la actual situación de la pandemia. 


¿Por qué fracasó la rifa del avión presidencial? 


A principios del 2020, AMLO anunció que haría una rifa para vender el lujoso Boeing, organizando un sorteo de la Lotería Nacional. Se venderían 6 millones de boletos a 500 pesos cada uno, y el premio mayor, sería la aeronave presidencial. Sin embargo, tiempo después, el mandatario comentó que la nave se quedaría en el hangar de Boeing, para recibir el mantenimiento adecuado. Esto sin mencionar que la ley de Juegos y sorteos del país, no permitiría la entrega de bienes del Estado. 


Esto desató una serie de críticas e incluso memes en internet. El punto a destacar es que, después de dos años de estar resguardado en California, el avión “José María Morelos y Pavón” regresó a México el pasado 22 de julio. 


Los lujos del avión 

Entre sus características destacan un tanque de combustible de 102 toneladas y capacidad para 80 pasajeros. Además cuenta con dos cocinetas, área de descanso para los tripulantes, además de pantallas de plasma para que los pasajeros tengan una experiencia tranquila y relajante. Por si fuera poco, tiene un asiento personalizado para el presidente, que destaca por ser de piel en color verde; y claro, también cuenta con una lujosa habitación, con baño completo y un enorme clóset. 


Hasta el momento, se desconoce qué será del lujoso y enorme avión, pero hasta el momento, no estamos seguros si se venderá pronto, o si, finalmente, Andrés Manuel López Obrador optará por dejarlo para uso del gobierno ¿Crees que AMLO debería usar el avión presidencial?