Remedios naturales que ayudan contra el COVID

Mantener nuestras vías respiratorias saludables es más importante que nunca, ya que tener unos pulmones fuertes, libres de mucosidad y secreciones hará que tu organismo sea más resistente ante el COVID-19. De acuerdo a un artículo de BBC además de dejar de fumar, llevar una alimentación balanceada y realizar ejercicios para aumentar la capacidad pulmonar, existen diversos remedios caseros que te librarán del catarro durante la pandemia y por lo tanto, te darán mayor resistencia en caso de contraer el virus. Pon atención a estos remedios naturales para fortalecer tu sistema respiratorio; sus propiedades te sorprenderán. 

10.- Té de gordolobo


Aunque no es una planta tan conocida, tiene excelentes propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Ayuda a expulsar la mucosidad de los pulmones y reducir la inflamación de vías respiratorias, sobre todo de la garganta, y alivia malestares a quienes padecen de asma y ciertas alergias.

La mejor forma de consumir este poderoso remedio es mediante una infusión. Para prepararlo debe hervir un litro de agua con 20 gramos de hoja de gordolobo por 3 minutos, retirar las hojas pasado este tiempo y dejarlo reposar. Puede beberse caliente o frío, aunque deben abstenerse las mujeres embarazadas, lactantes y los menores de 12 años ¡Esta cantidad alcanza para 4 tazas de té!

9.- Tomillo


Es una de las plantas más recomendadas para tratar enfermedades de las vías  respiratorias. Contiene polifenoles y timol, compuestos que le dan propiedades antivirales, antibióticas y combaten los hongos. 

Se utiliza para tratar problemas como bronquitis, al ser tan buen expectorante y sus aromáticos vapores ayudan a destapar la nariz congestionada. Para preparar la infusión, solo tenemos que poner una taza de agua a fuego alto, y agregar 10 gramos de tomillo una vez que hierva. Se deja a fuego lento por 15 minutos y se retira de la estufa, dejándolo reposar otros 10 minutos más antes de tomarlo. 

8.- Chaparral


También llamada gobernadora, es una planta prácticamente desconocida para la mayoría, pero los expertos en medicina naturista la usan mucho para los problemas respiratorios ya que contiene ácido nordihidroguayarético, un potente antiinflamatorio.

Su infusión no solo ayuda a despejar las vías respiratorias, también es muy buena para el sistema digestivo. Para prepararla se pone a hervir agua y se remoja la rama de la planta por solo 5 segundos antes de retirar. Se deja enfriar y se toma como agua normal.

7.- Orégano


Esta hierba cuenta con ácido rosmarínico, una sustancia con propiedades descongestionantes y antihistamínicas, que sirven muy bien para curar el catarro.

Se puede utilizar como condimento, pero la mejor manera de obtener sus beneficios  es preparando una infusión, agregando una cucharadita de orégano seco en una taza de agua caliente; se deja reposar 3 minutos y antes de beberla hay que retirar las plantas. 

6.- Anís


La semilla y el aceite de anís son muy utilizados en la cocina, pero también las hojas y la raíz. Tiene propiedades antiinflamatorias y expectorantes, por lo que es muy buena para aliviar estornudos, tos, asma y bronquitis, donde las vías respiratorias están inflamadas y llenas de mucosidad.

Tomar una infusión de anís servirá para esas molestas gripas, pues alivia la tos, el asma e incluso la bronquitis. Para prepararla solo debes poner agua a calentar y agregar la semilla cuando esté hirviendo, dejándola cocinar por 5 minutos a fuego lento 

Debemos apagar la flama y dejar reposar por 2 minutos más antes de retirar la semilla y servir. Sirve también como remedio para dolores de estómago y cólicos menstruales, y es un potente anti estrés, ya que calma el sistema nervioso.

5.-Cebolla


Es muy rica en minerales y es un antihistamínico natural, por lo que es excelente para prevenir gripas, y lo mejor para esto es comerla cruda. Hay gente que incluso pone unas rodajas recién cortadas cerca de su almohada para respirar y descongestionarse, o quien la pone a hervir y respira los vapores de esta agua.

También se sabe que baja los niveles de azúcar, por lo que se le llama “insulina natural” ¿Qué esperas para incluirla más en tu dieta?

4.- Miel de abeja


La miel de abeja es una de las cosas que nuestros padres más nos daban cuando nos enfermamos de gripa, y por una buena razón. Es un antiséptico potente que ayuda a calmar la irritación de la garganta por su textura suave, además es deliciosa.

Puedes comer una cucharada directamente con un poco de limón, o usarla para endulzar tus infusiones, y así disfrutar de sus beneficios.

3.- Menta


La hemos probado en postres y comidas, pero también es una poderosa aliada para prevenir y curar enfermarnos. El mentol, que es su ingrediente activo, ayuda a relajar los músculos de las vías respiratorias y también a descongestionar los pulmones.

Se puede utilizar en forma de ungüento a la hora de dormir, ya que su fresco olor destapa la nariz, permitiéndole dormir; o también puede preparar un té; para ello agrega una cucharada de menta a una taza de agua hirviendo. Finalmente deja reposar 5 minutos y estará lista para beberse. 

2.- Limón


El limón es una fruta rica en vitamina C, que nos ayuda a reforzar el sistema inmunológico y prevenir enfermedades respiratorias, además de ayudar a limpiar los pulmones si están enfermos.

El remedio más efectivo es un delicioso té de limón con miel de abeja. Simplemente hierve un poco de agua, agregando miel de abeja y el jugo de 1 limón Esta fruta además ayudará a tu sistema digestivo, por lo que puedes bajar de peso. 

1.- Eucalipto


Las hojas y coníferas de este árbol son potentes expectorantes, que sirven para expulsar las flemas que causan la tos o la gripe. También es un buen remedio para las personas que sufren asma.
La forma de usarlo es preparando una infusión para beber o inhalar sus vapores; para ello deja hervir la rama en una olla con agua por 5 minutos; ahora deja reposar por 8 minutos más antes de retirar la planta.

Recuerda, estos remedios deben usarse junto con medicamentos y una dieta balanceada. En caso de enfermedad debes consultar siempre a tu médico.