¿Por qué se bañan con leche en la protesta?

Estados Unidos arde, la casa blanca estaba en llamas mientras que Trump, escondido en su búnker, el mundo arde, millones se se unieron en la protesta. Pero el gobierno de ultraderecha de Donald Trump, quiere acallar los disturbios, ya que las elecciones presidenciales llegarán en noviembre del 2020.


La represión ha sido el arma más visible del gobierno, y por supuesto, los agentes antimotines o antidisturbios han invadido las calles, para poner fin a las manifestaciones; armados con gas lacrimógeno, cascos, y escudos, han convertido las calles de 18 estados en verdaderos campos de guerra.

Símbolos de protesta



En Minneapolis, lugar donde ocurrió la tragedia de George Floyd, se declaró toque de queda días atrás. Sin embargo, los manifestantes inconformes, han desobedecido esta regla en señal de protesta. Los disturbios y saqueos han sido usados como arma por parte de los civiles, para crear caos y alzar la voz en nombre de quienes han muerto injustamente a manos de la policía.


¿La leche es parte de la protesta?


El ponerse de rodillas se conviritó en una señal de resistencia. Todo comenzó como una protesta pacífica para exigir justicia, paz y que los culpables vayan a la cárcel, pero las marchas pronto tomaron un giro mucho más violento, y la manifestación terminó convirtiéndose en un infierno de fuego, cenizas y humo proveniente del gas lacrimógeno.


Esta arma química, también conocida como “gas pimienta”, se utiliza para dispersar a la gente en las manifestaciones, pues al ser lanzado en spray o con granadas, provoca una fuerte irritación, lagrimeo incontrolable y ceguera temporal, así como dolor e inflamación en la garganta. Sin embargo el bañarse el rostro y los ojos con leche, contrarresta los efectos inflamatorios del gas y minimiza el dolor.


Por ello en las protestas estadounidenses, hemos visto a los manifestantes llevar galones de leche y lavarse el rostro y los ojos con este producto.

Así, aunque sean rociados por el químico y sufran sus dañinos efectos, pueden permanecer en la lucha por la igualdad y los derechos de su gente. No cabe duda, que mientras la sed de justicia sea más grande, la lucha seguirá, sin importar lo terribles que sean las armas a enfrentar.