Las cosas más raras encontradas en el cuerpo de alguien

Los médicos cirujanos están acostumbrados a extraer todo tipo de cosas del cuerpo humano, ya que es parte de su trabajo; sin embargo, hasta ellos se sorprendieron con los pacientes de esta sorprendente lista.

10.- Bisturí




Sylvie Dube, una mujer canadiense que fue diagnosticada con cáncer de ovario en 2016, tuvo que ser sometida a una cirugía para remover el útero en mayo de 2017. Aunque la operación fue un éxito, tan pronto llegó a su casa la mujer empezó a sentir un terrible dolor abdominal y acudió al médico, quien le dijo que era algo normal, para ayudarla le recetó medicamento, pero este no funcionó para nada.

Al no soportarlo más, acudió a urgencias en donde le practicaron una ecografía. El personal se sorprendió al encontrar un escalpelo flexible de 33 cm dentro de su cuerpo. Al parecer, el personal que realizó su cirugía no contó bien el equipo y dejaron por error el instrumento ahí.

9.- Clavos



En 2009 Prax Sánchez, de 65 años, acudió al hospital por un dolor de oído y problemas para escuchar. El médico decidió someterlo a una resonancia magnética para averiguar qué pasaba pero, tan pronto la máquina se encendió, Sánchez empezó a sentir un terrible dolor en el ojo, por lo que pararon el procedimiento.

Al hacerle una tomografía, los doctores hallaron la causa del dolor: Un clavo atorado en su cavidad nasal que llevaba ahí más de 30 años. El hombre se sorprendió, pues no tenía idea que algo así estaba dentro de su cuerpo. Como la resonancia removió la pieza, a las pocas horas escupió el clavo sin necesidad de cirugía.

8.- Cucarachas



Katie Holley una joven de 29 años que vive en Florida, despertó una noche al sentir algo frío y moviéndose dentro de su oído. Asustada, metió un hisopo y sacó lo que parecía la pata de un insecto. Su esposo, con unas pinzas de la ceja, sacó dos patas más, por lo que decidieron ir a urgencias.

Ahí, los médicos le inyectaron lidocaína liquida al insecto para matarlo, y sacaron lo que parecían ser los pedazos de una pequeña cucaracha y le recetaron gotas para los oídos.

Pasaron 9 días y Katie sentía el oído obstruido, ya que las gotas no entraban del todo bien. La enviaron a ver a un especialista que, a los minutos, sacó otra pata más, y parte del torso y cabeza de lo era una enorme cucaracha voladora, que por negligencia habían dejado dentro de ella.

7.- Cabello




Ayperi Alekseeva, de 18 años, fue llevada de urgencia al hospital porque llevaba meses sintiendo mucho dolor en el estómago, y para este punto, ya no podía ni siquiera beber agua. Después de varios estudios, los médicos descubrieron la causa: Una enorme bola de pelo de casi 4 kg dentro de su estómago que bloqueaba el paso de cualquier comida.

Al parecer, Ayperi tenía la costumbre de morder las puntas de su cabello e incluso comer el que hallaba en la alfombra o los muebles. El estómago no desintegra el pelo, por lo que se fue acumulando hasta un punto extremo.

Después de la cirugía, la joven obtuvo la atención psicología que necesitaba para su tricofagia, que es la obsesión de ingerir cabello.

6.- Bebé de piedra


En 2015 Estela Meléndez, una anciana de 114 años originaria de Chile, acudió al hospital por una molestia en el brazo. Pero al realizarle radiografías, encontraron algo aún más aterrador: un feto calcificado en su abdomen, que llevaba ahí más de 60 años.

La mujer había tenido un embarazo fuera del útero y el feto falleció a las 30 semanas. En los 80, Estela fue al médico por dolores abdominales, pero la diagnosticaron con cáncer y la mandaron de regreso a casa. Por su edad, la cirugía para remover el feto era demasiado riesgosa para ella, por lo que tendrá que cargar con ese bulto para siempre.

5.- Caracol marino



En 2013, Paul Franklin, de 4 años, tropezó y se raspó con una piedra en la playa a la que su familia fue a pasar el verano. Aunque los padres habían curado y vendado la herida, pronto empezó a inflamarse y no cicatrizaba, por lo que lo llevaron con un médico, quien le dio antibiótico para infección.

A la tercera semana, un bulto negro empezó a asomar de la herida del niño, así que su madre, aterrada, presionó para sacar el objeto extraño que salía de la pierna. Cual va siendo su sorpresa cuando revisó con una lupa y se dio cuenta que era un caracol lo que se había incrustado y había estado creciendo dentro del raspón.

El pequeño Paul quiso conservarlo como mascota y le llamó Turbo.

4.- Peces


Anil Barala, de la India, tenía 12 años y disfrutaba de ir a jugar al rio con sus amigos, donde atrapaban peces y se los comían de un bocado como broma. Un día Anil accidentalmente aspiró al mismo tiempo que tragaba uno de los peces y este se fue por sus vías respiratorias.

Con mucho dolor en el pecho y dificultad para respirar, sus padres lo llevaron al hospital donde, al revisar su bajo nivel de oxígeno y realizar una radiografía, descubrieron al pez atrapado en uno de sus pulmones. Los médicos hicieron una operación de emergencia, donde extrajeron al pez de 9 centímetros todavía con vida de su pulmón izquierdo. ¡Seguramente no querrá comer pescado en mucho tiempo!

3.-Chícharos



En 2010, Ron Sveden, de Massachusetts, llegó de emergencia al hospital con un terrible dolor en el pecho y dificultad para respirar. Creía que el enfisema con el que había batallado por años estaba ganando.

Al realizarle radiografías, los médicos se dieron cuenta de que una semilla de chícharo había germinado dentro de su pulmón izquierdo, por lo que tuvo que ser operado de emergencia. Al salir de cirugía, el personal del hospital le dio chícharos para comer cuando despertara como una broma.

2.- Calamares


En 2012, una mujer surcoreana de 63 años acudió a un mercado de mariscos donde, al morder el calamar semi-crudo que sería su almuerzo, sintió un pinchazo dentro de su boca, por lo que acudió de inmediato al hospital.

Cuando los médicos la revisaron, se dieron cuenta de que el calamar, aún vivo, había inseminado el interior de la boca de la mujer, dejando unos 12 organismos pegados en su lengua, paladar y mejillas. Afortunadamente, el problema se solucionó después de una operación.

1.- Gusanos


En Oregon, Abby Beckley, una mujer de 26 años, había ido a pasar un fin de semana al campo, montando a caballo y yendo de pesca. A los días, empezó a sentir molestias en uno de sus ojos, que estaba muy irritado. Al rascarse, sacó un par de gusanos transparentes de uno de ellos, por lo que acudió al hospital.

El médico le dijo que era una mucosidad y que estaría bien, pero ella no estaba convencida, por lo que esperó en el hospital hasta sentir la molestia, y llegó de nuevo con el doctor, que se sorprendió de ver las larvas dentro de su ojo.

Le extirparon en total 14 gusanos vivos, que eran larvas de la mosca de la cara, un insecto que coloca sus huevecillos en los ojos del ganado y animales domésticos. Al parecer el día que se fue al campo una de estas moscas los puso en su ojo.

¿Cuál de estas historias te pareció más sorprendente?