Formas naturales de blanquear tus dientes

¿Tus dientes están muy amarillos? Sin duda, son muchos los que darían lo que fuera por tener una sonrisa perfecta y envidiable, aunque no todos cuentan con la posibilidad de asistir al dentista y comprar costosos productos. Por fortuna, existen trucos fáciles para blanquear tu esmalte dental, ¡Toma nota!

Además, hay tratamientos odontológicos que sirven para blanquear los dientes, pero a veces son tan fuertes que provocan daños irreversibles, ¡No te arriesgues! Lo mejor son las técnicas naturales para blanquearlos, ¡Hazlo tú mismo! Eso sí, hay que evitar algunos alimentos porque al principio no lo notamos pero manchan los dientes de forma permanente, tales como: los tés, café y los refrescos. También influye si llevas una mala higiene bucal o fumas.

¿Por qué se ponen amarillos los dientes?



¿Sabías que hay alimentos que contienen algunos ácidos y manchan tus dientes? Ejemplo de ello son los lácteos, huevos, carne, la cerveza entre otros; de ahí la importancia de no comerlos en exceso. Otro clásico error es terminar de comer y correr a lavarnos los dientes, ¡No lo hagas! Al menos no frecuentemente porque eso desgasta el esmalte. No te preocupes, a continuación te compartimos los mejores remedios naturales para blanquear los dientes.

-OJO- Si vas a poner en práctica cualquier remedio de la siguiente lista, es importante que sigas al pie de la letra las indicaciones, porque si dejas el producto mucho tiempo puedes obtener el efecto contrario.

6.-Vinagre de manzana


Una de las principales razones por las que el vinagre de manzana es muy efectivo para blanquear tu dentadura, es porque equilibra el pH, elimina bacterias y reduce las manchas en la zona.

Necesitas:

- Agua (1 taza)

- Vinagre de manzana (1 cucharada)

¿Cómo hacerlo?

Para tener una dentadura de anuncio, toma una taza de agua y añade una cucharada de vinagre.
Luego, vas a enjuagar tu boca pocos segundos antes de cepillar tus dientes.
Repite este procedimiento todos los días y notarás como tus dientes lucirán perfectos.

5.- Bicarbonato y limón


Sin duda, de las combinaciones más poderosas para decirle adiós a las terribles manchas en tus dientes, pues, el ácido cítrico del limón posee propiedades antibacterianas y el bicarbonato ayuda a remover el exceso de sarro a la vez que blanquea.

Necesitas:

- Bicarbonato de sodio (1 cucharada)

- Limón (5 gotas)

¿Cómo hacerlo?

En primer lugar, hay que mezclar el bicarbonato y las gotas de limón en un pequeño recipiente, hasta obtener una pasta.
Luego, aplica un poco en tu cepillo de dientes y cepilla de forma habitual.
Deja el remedio sobre tus dientes durante 2 minutos.
Ahora, enjuaga muy bien.
Repite el procedimiento una vez a la semana. No te excedas porque puedes dañar tu esmalte.

4.- Bicarbonato de sodio y crema dental

Aunque la pasta dental cuenta con otros productos no naturales, al mezclarla con bicarbonato de sodio obtienes la fusión ideal para combatir la inflamación en las encías y la acumulación de bacterias. Además de actuar como exfoliante de dientes que elimina las manchas.


- Lo primero que hay que hacer es cortar un poco de papel aluminio en forma de rectángulo, alrededor de 15 cm.

- Luego, coloca una tira de pasta de extremo a extremo.

- Ahora, espolvorea una cucharada de bicarbonato de sodio sobre la pasta.

- Posteriormente, coloca sobre tus dientes como si fuera una dentadura postiza.

- Repite el procedimiento en la parte de abajo y deja actuar durante 5 minutos.

- Finalmente, enjuaga con abundante agua.

3.- Cáscara de plátano

¡No tires las cáscaras de plátano! Son una excelente opción natural para tener una sonrisa envidiable, pues, contiene el famoso ácido salicílico, que seguramente has escuchado en un sinfín de remedios; en este caso, te ayuda a proteger el esmalte en tu dentadura.


- Para empezar, corta un trozo pequeño de la cáscara de plátano, del tamaño de tu sonrisa.

- Luego, vas a dar masajes circulares con la parte interior a tus dientes.

- Repite el procedimiento durante al menos tres minutos.

- Finalmente, hazlo todos los días durante 10 días, ¡Notarás las diferencia!

2.- Fresa y bicarbonato de sodio

Otro truco que le dará un toque brillante a tu sonrisa, es la mezcla de bicarbonato de sodio y fresa, pues, estas últimas son ricas en ácido málico, que reduce las bacterias en la boca pero no hay que aplicarlo en exceso porque puede producir desgaste dental.


Necesitas:

- 1 fresa grande

- ½ cucharadita de bicarbonato de sodio

¿Cómo hacerlo?

- En primer lugar, con ayuda de un tenedor tritura la fresa y agrega la ½ cucharadita de bicarbonato de sodio.

- Hay que mezclar muy bien hasta crear la pasta.

- Ahora con el cepillo aplica en los dientes y deja actuar durante 5 minutos.

- Finalmente enjuaga con abundante agua.

- Con una vez por semana será suficiente para olvidarte de los dientes amarillos.

1.- Tomillo


¡De la cocina de la abuela! El tomillo es una de las hierbas más utilizadas en los platillos y, pocos conocen su efecto blanqueador y la manera en que desaparece los gérmenes ¡Todo un lujo!

Necesitas:

- Tomillo seco (1 cucharada)

- Aceite de coco (1 cucharada)

¿Cómo hacerlo?

- Primeramente, tritura las hojas del tomillo, el objetivo es que quede sólo el polvo en un recipiente.

- Después, vierte el aceite de coco y mezcla hasta formar una pasta.

- Ahora, aplícalo con el cepillo de dientes.

- Lo importante es que mantengas el cepillado durante tres minutos.

- Aquí sí se vale repetirlo todos los días durante una semana.

- Para volver a realizarlo hay que esperar un mes.

¿Con cuál vas a empezar? Recuerda cepillar tus dientes al menos dos veces al día durante 2 minutos.