Elimina el sudor y mal olor para siempre

¿Ya no sabes qué hacer con esas terribles manchas de sudor en tu ropa? Lo peor es que no sólo se ven mal, el sudor en las axilas es el responsable de que tengas mal olor, porque entre más transpiras más posibilidades tienes de que las bacterias se multipliquen, pero ¡Respira profundo! Porque hoy te compartiremos el remedio casero para despedirte de ese problema para siempre. 

-OJO- Antes de que apliques el procedimiento en tus axilas toma en cuenta que si usas la ropa demasiado ajustada, realizas ejercicio o te expones a temperaturas calurosas, las manchas y el mal olor serán más comunes, pero...es posible que también se trate de un problema hormonal, cuidado con eso porque aunque lleves una buena higiene o apliques remedios no tendrás un buen resultado, lo mejor es consultar a un médico. 


3.-¿Por qué sudo tanto? 

Sudar es un mecanismo del cuerpo para refrescarse, esto ocurre gracias al sistema nervioso, el cual ordena que se activen las glándulas sudoríparas y, por ello se eleva la temperatura. Bueno, lo mismo sucede cuando nos sentimos nerviosos, ansiosos o estresados. 


Aunque claro, hay factores como la diabetes, obesidad, el embarazo, la menopausia y muchos otros, que agravan el problema.  

2.-Exfoliante de miel y bicarbonato 

Lo primero que tienes que hacer para despedirte del mal olor en las axilas, sin duda, es exfoliar la zona, que elimina todo tipo de bacterias y además controla el pH. Por su parte, el bicarbonato de sodio es un excelente limpiador y antiséptico, eso sin contar que tiene un efecto blanqueador. 


Mientras que la miel es rica en vitaminas, esto permite que la piel se regenere y se mantenga hidratada, digamos que vamos a tapar de forma natural los poros y, el sudor saldrá por la orina, la espalda u otras zonas del cuerpo. 


Necesitas agregar 2 cucharadas de bicarbonato en un recipiente pequeño, luego añade dos cucharadas de miel, hay que mezclar muy bien hasta obtener esa textura pastosa que créeme luego amarás. Una vez lista la mezcla hay que aplicar en tus axilas con movimientos circulares, luego deja actuar durante 15 minutos y enjuaga con abundante agua tibia.


Finalmente, repite el procedimiento 2 veces a la semana. 

1.-¡Adiós al mal olor! 

Bien, ya con las axilas exfoliadas, entonces sí puedes aprovechar la increíble leche magnesia y no, no estoy exagerando, sus propiedades te van a maravillar, pues, no sólo eliminan la irritación en la piel, alivian la comezón y te olvidarás del ardor, digamos que es el desodorante natural que hace tiempo estabas esperando. 


El procedimiento es lo más fácil del mundo, después de exfoliar tus axilas con el bicarbonato y la miel, hay que enjuagar y secar bien la zona; luego empapa un algodón con leche de magnesia o con la palma de tu mano y ¡Listo! Deja que se seque, por lo regular son unos 10 minutos y, vuelves aplicar otra capa, esperas 10 minutos más y fin, enjuagas con agua tibia. 


Como consejo, lo mejor es que uses desodorante de barra y repitas los pasos anteriores durante 2 semanas, no olvides que la exfoliación no es todos los días. Ahora sí, ¡Sin mal olor y sin manchas!