Cómo preparar tu propia agua de rosas en casa


Desde tiempos antiguos, el agua de rosas ha sido utilizada por muchos para mejorar la apariencia de la piel, ya que sus antioxidantes ayudan a prevenir el daño provocado por el medio ambiente, hidratándola a la perfección. Además, es un excelente antiinflamatorio, que reduce las bolsas en los ojos, y un potente antibacteriano que puede ayudar a combatir el acné.

- Lo mejor de todo es que es sumamente sencilla de preparar, solo necesitas:
- 1/2 kilo de rosas, preferentemente rojas y rosadas, ya que son las que tienen mejor aroma.
- 1/2 litro de agua destilada que se puede conseguir en el supermercado.
- 1 cacerola con tapa.
- 1 botella de cristal con cierre hermético (que no deje escapar líquido) 
- Aceite esencial de rosas (opcional)

PASO 1.- Lo primero que debes hacer es desprender los pétalos de las rosas y lavarlos, para asegurarse de que no tengan tierra. Debes hacerlo delicadamente para no dañarlos, ya que los necesitarás para tu tónico.


PASO 2.- Llena tu cacerola con medio litro de agua destilada y pon dentro los pétalos ya lavados. Tápala y ponla a fuego alto hasta que hierva.


PASO 3.- En cuanto veas que hierve, baja el fuego y déjala así por 10 minutos sin destaparla para nada, ya que el vapor guarda los aceites esenciales de la rosa y esto es lo que le dará sus propiedades a nuestro tónico.


PASO 4.- Cuando pasen los 10 minutos a fuego bajo, apágala y déjala reposar sin destapar por una hora, como si fuera una infusión. Cuando el vapor haya bajado, filtra tu mezcla para retirar los pétalos y ¡El agua de rosas quedará lista!


PASO 5.- Una vez que está lista, colócala en la botella de cristal y guárdala en tu nevera. La podrás usar al día siguiente.



Bueno, ya preparaste exitosamente el agua de rosas pero ¿Cómo usarla y para qué cosas? 

6.- Tónico facial


Por su alto contenido de vitamina C, ayuda a sintetizar el colágeno, lo que previene la aparición prematura de arrugas. Para usarlo solo debes transferir un poco de tu agua a un atomizador y poner dos gotas de aceite esencial de rosas.
Podrás usarlo al principio de tu rutina de belleza como hidratante o al terminar tu maquillaje como fijador. Lo mejor es que puedes cargarlo contigo en la bolsa y usarlo cuantas veces necesites.

5.- Como antiinflamatorio


Es un tónico refrescante, y te puede ayudar a desinflamar tus ojos y reducir las bolsas ocasionadas por el estrés y el cansancio. Por las mañanas, moja un par de algodones con agua de rosas fría (si la tienes en tu refrigerador estará tan fría como la necesitas) y colócalos en tus ojos de 5 a 10 minutos. ¡Notarás inmediatamente la diferencia!

4.- Como desmaquillante


Al ser abundante la vitamina B, E, taninos y pectina, es ideal para limpiar la piel y mantenerla firme. Solo coloca un poco de agua de rosas en un algodón y procede a remover el maquillaje. ¡Te sentirás reluciente después de hacerlo!

3.- Como enjuague del cabello


Si sientes tu cabello opaco y sin vida, no te preocupes ¡El agua de rosas es la solución! Después de lavar tu cabellera como normalmente lo haces, enjuágala con un vaso de agua de rosas para darle ese brillo extra que necesitas ¡Notarás la diferencia!

2.- Como un hidratante después de la depilación 


Después del rasurado o la depilación con cera, la piel puede enrojecerse y quedar irritada. Esto ocasiona ardor y comezón, pero el agua de rosas llega a tu rescate con su enorme poder antiinflamatorio.

Solo rocíala en las zonas irritadas al acabar de depilarte y sentirás alivio instantáneo.

1.- Como un relajante de baño


¿Llegaste a casa después de un duro día y solo quieres tomar un relajante baño de tina? Pues el agua tibia con un par de vasos de agua de rosas es la solución, ya que su deliciosa fragancia te hará olvidar todo el estrés, y además olerás delicioso.

¿Qué esperas para preparar este maravilloso tónico facial?