Cómo eliminar las flemas de forma natural

¿Por qué se acumulan las flemas? Si sufres de mucosidad en la garganta, esto podría ocurrir por diferentes razones, que van desde un resfriado común, alergias o sinusitis, hasta peligrosas complicaciones en los pulmones, tales como bronquitis, neumonía e incluso falta de oxígeno en la sangre. 

Recuerda que -como dicen las abuelitas- una gripe mal cuidada puede transformarse en una pulmonía, así que para prevenir estas enfermedades, es importante mantener la garganta y nariz despejada de flemas o mucosidad, pues en estas se acumulan bacterias y virus que pueden afectarnos aún más. Así que el día de hoy, te daremos algunos consejos para eliminar las flemas y mucosidad en la garganta con sencillos remedios naturales ¡Toma nota! 

8.-Gárgaras con sal 

La sal ayudará a secar la mucosidad, y en conjunto con el agua tibia, despegará las flemas y favorecerá su eliminación. 


- En una taza de agua tibia, añade una cucharadita de sal y revuelve hasta que los cristales se disuelvan. 
- Una vez que tengas tu propia agua salina casera, toma un sorbo y echa la cabeza hacia atrás; comienza a hacer gárgaras durante unos segundos y finalmente escupe el agua. Ten cuidado de no pasarte el agua. 
- Puedes repetir este proceso 3 o 4 veces al día para que las flemas se despegan; sentirás tu garganta desinflamada y el dolor se irá poco a poco. 

7.-Vaporización con eucalipto 

El eucalipto es un expectorante natural, es decir, esta planta ayuda a abrir los pulmones y expulsar las secreciones acumuladas en la garganta. Así que para gozar sus propiedades, haz lo siguiente: 


- Toma una olla y pon 2 tazas de agua de garrafón a hervir. Una vez que el agua hierva vacía el agua en un recipiente y añade de 3 a 5 hojitas de eucalipto; la planta soltará sus aceites esenciales y podrás inhalarlos a través del vapor. 

- Para Realizar la inhalación correctamente inclina tu rostro hacia el recipiente y tapa tu cabeza con una toalla o tela para que el vapor no se escape. 

- Inhala y exhala lentamente, esto humectará tu garganta y soltará las flemas para que puedas expulsarlas rápidamente. 

6.-Ducha con aceites esenciales 


Puedes hacer vaporizaciones en la regadera, aprovechando la hora del baño. 

Sencillamente arroja unas gotas de aceite esencial de lavanda, eucalipto o menta en el suelo de la bañera o regadera, de esa manera, cuando el agua caliente salga, los vapores aromáticos se activarán, dándote una sensación de relajación que desinflamará tu garganta. 

El calor de la ducha ablandará la mucosidad pegada en la garganta y podrás expulsarla a través de la nariz o la boca. 

5.-Bebe y come cosas calientes


Un caldo de pollo siempre es buena idea para aliviar el resfriado y los malestares en la garganta. El calor de la comida ayudará a descongestionar la zona nasal, así como la garganta. Además, actúa como un poderoso desinflamante, sin mencionar que te proveerá de nutrientes, ayudándote a recuperar los líquidos y minerales perdidos con el resfriado. 

Algo que también puede servirte es beber tés. Uno muy recomendado es el de jengibre, pues crea un efecto térmico que despegará las flemas rápidamente y dará una sensación de alivio a la garganta irritada. Sin mencionar que el jengibre tiene propiedades que matan las bacterias ¡Es una bebida milagrosa! 

4.-Evita los productos lácteos 


¿Quieres evitar la aparición de flemas? Entonces evita los alimentos lácteos, me refiero a leche de vaca, quesos, yogur, natillas etc. ya que estos productos por sus alta concentración de grasa, suelen hacer la saliva y la mucosidad de la garganta más espesa. Si quieres liberarte de este malestar rápido, lo mejor es dejar los lácteos para después. 

3.-Té de miel con limón 


Este maravilloso té no solo te ayudará a soltar las flemas y aliviar la irritación de la garganta; también activará tus defensas y actuará como una barrera protectora contra las bacterias. La miel es un poderoso desinflamante y cicatrizante, por lo que calmará la picazón y el dolor lubricando la zona afectada. Sencillamente pon a calentar una taza de agua, agrega una el jugo de un limón y finalmente, endulza con una o dos cucharadas de miel.  

2.-Mantente hidratado


Toma alrededor de 2 litros de agua al día, de esa manera humectarás la garganta constantemente; si puedes beberla tibia será mucho mejor, ya que el calor aliviará la inflamación de la garganta y además, ayudará a producir flemas menos espesas, lo cual evitará que se acumulen a lo largo del día. 

1.-Limpia tus vías respiratorias 

Limpia perfectamente tu nariz y garganta con lavados nasales de agua salada. Para realizarlo pon atención a lo siguiente: 



- En una taza de agua de garrafón previamente hervida, añade media cucharadita de sal, y otra media cucharadita de bicarbonato de sodio. Revuelve muy bien hasta que se mezcle perfectamente. 


- Toma con una jeringa esterilizada un poco de solución salina casera. Colócala dentro de una fosa nasal, apunta hacia la parte de atrás de tu cabeza y presiona la jeringa para liberar un chorro de agua con cierta presión. Notarás como la mucosidad sale por la otra fosa nasal. 

- Ahora, limpia tu nariz perfectamente. Gracias a los lavados nasales evitarás que la mucosidad se aloje en tu garganta. Y además, te ayudará a desinflamar los senos paranasales, ayudándote a respirar mejor. 

TIP DE LOS EXPERTOS:
Recuerda, si las flemas que expulsas son color verde o de un tono amarillento, es mejor acudir con un profesional, pues esto significa que puedes tener una infección.