10 fenómenos naturales que no tienen explicación

La naturaleza está llena de todo tipo de fenómenos, algunos tan asombrosos que creerías que salieron de una película de ciencia ficción. Prepárate para sorprenderte con los sitios más increíbles y extraños de la naturaleza.

10.- Triángulo de las Bermudas


Es un enorme terreno en altamar situado entre las puntas de las islas Bermudas, Puerto Rico y Miami, formando un triángulo equilátero perfecto. Se cuentan muchas leyendas de cómo barcos y aviones han desaparecido aquí sin dejar rastro, dejando en la imaginación todo tipo de teorías, como extraterrestres, la ciudad perdida de Atlantis e incluso monstruos marinos.

Se sabe que en la zona hay cuevas verticales llamadas agujeros azules, grutas que crean fuertes corrientes capaces de desviar barcos de toneladas de peso, y explosiones de metano que podrían destruirlos sin dejar nada de ellos.

Además, este lugar señala en las brújulas el norte verdadero y no el magnético, por lo que es posible que muchos aviones pierdan el rumbo y, si caen al agua, al ser una zona tan remota es imposible encontrarlos. Cual sea la razón de su fama, su misterio sigue atrayendo tanto a científicos como a curiosos.

9.- Bialbero de Casorzo


En la región de Piamonte, al noroeste de Italia, se encuentra este curioso árbol de morera, que tiene en su copa otro árbol de cerezo, formando un árbol doble. Este fenómeno conocido como epífita es poco común en la naturaleza, porque el que vive dentro, al no acceder a tierra se secaría o rompería el tronco del otro árbol, y si viven, generalmente no crecen demasiado y sus ramas son pequeñas.

Pero estos ejemplares han crecido saludablemente como cualquier otro y sus ramas alcanzan 5 metros, dando una vista espectacular a quien lo visite.

8.- Luces de Hessdalen


En el valle de Hessdalen, en Noruega, aparecen una serie de luces desde 1981 que la comunidad científica ha estado estudiando, pero aún no revelan que las causa.

Las luces amarillas, entre 3 y 20 metros de diámetro, se mueven en los alrededores del valle a unos 30,000 kilómetros por hora, otras se quedan suspendidas en el cielo hasta por dos horas, flotando entre los techos de las casas, o aparecen como flash de cámara azulados. Algunos creen que aparecen por el polvo de escandio que hay en la zona y el contacto con el aire de este material, pero no se sabe con certeza.

7.- La caldera del Diablo


Ubicada en Minnesota, Estados Unidos, se encuentra el río Brute, que desemboca en el Lago Superior. Antes de llegar al lago, hay una cascada que se divide en dos partes: una sigue su curso hasta llegar al lago, y la otra cae en una sima o poza llamada la Caldera del Diablo.

Aunque los científicos han tratado de lanzar objetos dentro, tales como pelotas de ping pong o localizadores GPS, nunca se han podido recuperar, y nadie ha entrado a investigar, pues la entrada es muy peligrosa. Los investigadores creen que en algún punto el agua que cae a la caldera se fusiona otra vez en el cauce del río, pero no se ha encontrado la conexión.

6.- Lago Karachay


Al sur de los montes Urales, en Rusia, se encuentra este pequeño lago, con una siniestra advertencia de quienes han investigado el lugar: "Aquel que pase una hora seguida en la orilla de este lago terminará muerto".

Después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos y Rusia competían por ver quién era el mejor preparado para la guerra, por lo que Rusia empezó a construir plantas nucleares en todo su territorio. Cerca del lago se construyó la planta de Mayak en 1948, en la que se fabricaban bombas nucleares.

En 1957, un accidente en la planta provocó que los desechos fueran a dar al lago Karachay, por lo que actualmente es el lago más contaminado de todo el mundo. Aunque el gobierno ruso ha tratado de cubrir el área con concreto para evitar la dispersión del polvo, muchas personas de la región han sufrido ya de los estragos de la radiación, que tiene un nivel 200 mil veces más alto de lo considerado seguro.

5.- Lago Grüner See


Este maravilloso lleva su nombre por el color esmeralda de las aguas del lago, que en verano es un lugar perfecto para practicar el buceo. Localizado en Austria, en invierno es un parque cuyo lago no alcanza los dos metros de profundidad, por lo que se puede practicar senderismo y admirar el paisaje boscoso y nevado.

Todo cambia con la llegada de la primavera, ya que la nieve de las montañas comienza a derretirse, y la profundidad del lago alcanza los 12 metros, inundando bancas y mesas que en invierno se podían usar, lo que da oportunidad a los buzos de sumergirse en un extraño paisaje parecido a una increíble ciudad submarina.

4.- Pozo petrificador de Knaresborough


Ubicado en Inglaterra, este lugar fue la primera atracción turística donde se cobraba entrada, desde 1630. En la antigüedad se creía que el lugar estaba embrujado, ya que todo lo que tocaba el agua se convertía en piedra, asustando a los ingenuos que visitaban el pozo.

Ahora se sabe que el agua que cae tiene una fuerte concentración de minerales, por lo que si dejas un objeto, este quedará cubierto por una capa de sal en pocos meses, un proceso muy similar al de la formación de estalactitas y estalagmitas.
Aun así, el lugar tiene algo de extraño, ya que en la orilla del pozo hay colgados diferentes objetos como osos de peluche, cubiertos antiguos y hasta una bicicleta, que con el paso del tiempo se han mineralizado hasta parecer piedra, una vista sumamente peculiar.

3. - Shanay –Timpishka


Desde los tiempos de la conquista española, los soldados que se adentraban en la selva hablaban de un río que hervía y mataba a todo el que se bañaba en sus aguas. La historia se quedó como un mito, ya que nadie había encontrado el mencionado río.
Esto cambió en 2011 cuando Andrés Ruzo, un joven geólogo peruano, recorrió la selva amazónica en busca del mítico río. Gracias a un pariente, pudo conocer al chamán de la zona que, después de un tiempo, lo llevó hasta el cauce, cuyas aguas alcanzan los 94°C y pueden hervir animales vivos en minutos.

Es el río hirviente más grande del mundo, con más de 6 kilómetros de largo, hasta 25 metros de anchura y 5 metros de profundidad. Aun no se sabe con certeza cómo es que las aguas mantienen esa temperatura si no hay ningún volcán lo suficientemente cerca.

2. - Volcán Kawah Ijen


Este gigante de 2386 metros de altura guarda en su interior enormes cantidades de azufre, que salen en estado gaseoso entre las grietas del volcán y, al hacer contacto con el oxígeno, pasan a un estado líquido, que provoca unas espectaculares llamas azules que se acumulan en el interior del cráter. Este espectáculo solo puede apreciarse de noche, y miles de turistas viajan cada año para observar el fenómeno, aunque sea uno de los sitios más peligrosos para pasear.

1. - Relámpagos del Catatumbo


Entre los meses de agosto y noviembre, por el río Catatumbo y la cuenca del lago Maracaibo, en Venezuela, se produce un extraño fenómeno que es conocido como el relámpago del Catatumbo. Una serie de 297 tormentas eléctricas se forman en este lugar, dándole a las noches un espectáculo de luces como en ningún otro lado del mundo.

Según la NASA, esta región es el lugar con la mayor cantidad de rayos en el mundo, que servía para orientar a los barcos y se ha descrito desde la época colonial. La comunidad científica afirma que el fenómeno se debe al clima húmedo, caluroso y tropical de la zona y que, al estar rodeada de montañas, los vientos circulan dentro de la zona dando origen a los famosos rayos y relámpagos.

¿Te atreverías a visitar alguno de estos increíbles y extraños lugares?