Putin le da una lección a todos los presidentes

Aunque el resto del mundo está tomando con urgencia las medidas necesarias para sus trabajadores y poder continuar con la producción de una manera estratégica.

f

El presidente controversial, Vladimir Putin, decretó ésta semana que el mes de abril será un mes de asueto, debido al avance que ha tenido la pandemia del coronavirus.

Pese a que se ha decretado que la temerosa epidemia persiste, los virólogos de Rusia consideran que el pico no se alcanzó de una manera agresiva en su país, por lo que Putin pudo hacer una declaración a los medios de la manera más tranquila posible.

"He tomado la decisión, de extender el periodo de días no laborables hasta el 30 de abril", añadió en su intervención que hizo por televisión el pasado jueves.

Mientras tanto, ordenó que se mantuvieran los salarios de los trabajadores como si nada hubiera pasado, y agradeció a los servicios profesionales de salud, asegurando haber tomado la medida más efectiva, ''ganando el tiempo" necesario, frente a la epidemia.

Por si fuera poco, los establecimientos médicos, comercios de productos alimenticios y algunas de las farmacias, cuentan con el permiso exclusivo del presidente para permanecer abiertos. Además de remarcar la libre individualidad de cada región para determinar las empresas y organizaciones que deben permanecer en funcionamiento.

En pocas palabras, que cada quien decida lo que mejor le convenga.

f

El presidente Putin pide la responsabilidad de sus habitantes y el respeto necesario a las nuevas directrices.

En respuesta de este decreto, la gran capital de Moscú, que es considerado uno de los principales focos del virus en Rusia. Tras meditar la situación, en torno a los casos actuales (con 2,475) tomó la decisión de alargar las medidas de aislamiento social hasta el día 1o de mayo.

"Debemos tener paciencia y valentía. Vamos a vivir momentos muy difíciles", comentó recientemente en su blog, el alcalde Serguéi Sobianin.

Rusia, un país temeroso que se mantiene firme.

Aunque la situación que se vive en este país es de alertarnos, no se puede comparar en lo más mínimo con el estado tan delicado que se respira en otra partes del mundo. Con tan solo 3,548 casos y tan solo 30 muertos, podría decirse que Rusia todavía se encuentra en un punto menos afectado.

Sin embargo, Putin se ha mantenido firme en su prioridad: "salvaguardar los empleos y los ingresos" de los rusos.

Por si fuera poco, la semana pasada detalló una serie de medidas socio-económicas para apoyar a las empresas y a algunos particulares que se encuentren en dificultades de adaptabilidad.

¿Quién lo diría? Lo que si estamos seguros es que Putin deja mucho por hablar en cuanto a las medidas que toma por su país.